0 comments

A veces, con el paso de los años se confunde el verdadero origen de las cosas, dicen que cuando el Maestro señala, el ignorante se queda mirando el dedo. En el camino espiritual también nos suele suceder algo parecido. 

Acostumbramos a quedarnos en la superficie y pasando de unas técnicas a otras y de unos métodos a otros sin adentrarnos realmente por un camino verdadero, el que sea, que nos llevará a darnos cuenta de dónde están nuestras limitaciones, cosa que no suele ser agradable, pero sí necesaria en su justo momento.

El objetivo de las técnicas es conseguir desbloquear nuestro cuerpo, que fluya la energía, alcanzar la Paz.

El objetivo de las técnicas o herramientas no es tener salud, ni ser felices, ni estar mas flexibles, es despertar conciencia empezando por el cuerpo físico desbloqueándolo y consiguiendo que fluya la energía a través de él,a ésto se le llama Paz.

El paso siguiente va dirigido a la mente. A través de la atención consciente nos situarnos en el Observador interno, capaz de observar, además de nuestro cuerpo físico, que es el más grosero, los cuerpos más sutiles de la personalidad: cuerpo emocional y cuerpo mental. Con un debido entrenamiento, aprendemos a identificar los pensamientos válidos de los que nos limitan y nos llevan a repetir conductas erróneas y en el momento mágico que empezamos a ver el funcionamiento de nuestra mente y a ser capaces de enfocarla hacia la Meta, creamos el Silencio.

La Paz y el Silencio son los requisitos que permiten la meditación, la toma de conciencia más allá de la mente 

Paz (cuerpo físico y emocional) y Silencio (cuerpo mental) son los dos requisitos para que pueda suceder la Meditación, un proceso a través del cual la conciencia se eleva situándose más allá de la mente, más allá del espacio tiempo, produciéndose la experiencia de Unidad, eso es Yoga.

Como dice Madhava, mi Maestro: “nadie dijo que fuera fácil, pero se puede hacer, y además… hay que hacerlo”…

¿A qué esperas? 😉

 

Om Shanti

Dicen que llegamos al mundo con un recado de nuestro Padre y conforme vamos creciendo y vamos jugando al juego de las emociones de la vida nos olvidamos de Él… entonces llega la noche, la noche oscura del alma y nos encontramos que nada tiene sentido, hasta que conectamos con nuestro interior, donde está grabada la misión para la que vinimos…

 

 

Vivo esperando un mensaje, dulce melodía para mi alma dormida, encofrada.

Esperándote a ti, esperando que me salves, dulce amada, que amas porque amas,

dame alas para darme alas, no puedo más sin ti, no puedo más conmigo…

Conmigo estoy contigo siempre nunca… espero motivos para no esperar, espero paciente

y pierdo el mensaje que busco cuando no busco, levantando cubos de basura para no adorarte.

Amado, que cerca estás, acallo tus gritos de importancia camuflado, mirando el dedo del Maestro sin poder ver el bosque encantado…

Pero ahora estás! dulce sabor de mas allá de la perfección.

Ahora veo claro lo que hay que pagar por haber probado el pollo asado.

 

Conócete a ti mismo y conocerás el Universo

0 comments

En vez de esperar a que una enfermedad aparezca, detente para poder observarte, sin juzgarte severamente, para poder ser consciente de ti mismo, para no seguir siendo arrastrado por la rutina, para ser dueño de ti mismo. Estas pastillas, que te recomendamos aquí, son fáciles de tomar, pero no por ello poco importantes.

Muchos de los que estamos en este camino, donde nos empezamos a dar cuenta de que lo que nos sucede o atraemos depende, en gran medida, de nuestra actitud ante la vida, encontramos un obstáculo a la hora de llevar este pensamiento a la práctica cada vez que subestimamos nuestro adversario, que es el automatismo que nos lleva a repetir las acciones inconscientes que nos crean tensiones, preocupación, infelicidad, etc. Cuando este proceso llega a ciertos extremos aparece una dolencia física o una enfermedad para obligarnos a parar y darnos cierta humildad, con el mensaje de que no somos tan dueños de nuestra Vida como creemos y tenemos que aprender a respetarnos y observar.

El proceso de la enfermedad, si has observado, siempre empieza por una respiración pésima, tensión en el cuerpo y/o postura inadecuada, llegado este momento, culturalmente, acudimos a buscar remedios para sanar en la medicina alopática o tradicional y natural, pero no deja de ser buscar la curación de las consecuencias de nuestros actos, eso sí, en ese momento respetamos el horario en el que tenemos que tomar nuestra medicación.

 

Las enfermedades nos obligan a parar, muchas veces como fruto de una tensión llevada al extremo. Los medicamentos resuelven las consecuencias. Tenemos que aprender a respetarnos y observar.

El objetivo de este texto es hacer una reflexión de lo importante que es detenernos para darnos cuenta del estado de nuestro cuerpo, emociones y pensamientos, sin la voluntad de querer cambiar nada, simplemente situarnos en el observador, a veces esto cuesta porque tendemos a flagelarnos si no estamos haciendo bien las cosas, pero el observador del que hablo no juzga, simplemente te da datos lo más reales posibles. Que han de servirte para darte cuenta, que es lo primero de todo, y aunque te des cuenta que tu nivel de estrés ha llegado a un punto en el que ya poco puedes hacer, es mejor que seguir a ciegas arrastrado por el automatismo y quizás algún día puedas parar antes de que tus dragones se hagan dueños de las riendas de tu vida.

Encaja en tu vida diaria las pastillas de conciencia para ahorrar en medicamentos. ¡Tú decides qué pastilla y qué dosis te tomas!

La propuesta de las pastillas de Conciencia es poder encajarlo en nuestra rutina, de forma que se pueda convertir en un hábito. En este caso se permite la auto medicación, tu decides ¿una pastilla cada 8 horas? ¿cada 12? ¿cada 6? Y la dosis de la pastilla… ¿un minuto? ¿cinco? ¿…?

También puedes decidir los tipos de pastillas:

Pack básico: Concienciol (pastilla de conciencia sobre la respiración, postura y estado del cuerpo y  pensamientos).

Felizrazonol: razones para estar feliz

Graciazóna: razones para dar gracias

Enemiguil: valorar lo positivo de las personas que rechazamos

Servivil: ¿que puedo hacer para servir a los demás?

Mejoral: ¿que me hace falta para estar mejor?

Datecuentol: ¿que me impide en este momento ser completamente feliz?

 

No entran por la seguridad social, pero seguro que te ayudaran a ahorrar mucho en potingues, ánimo, y empieza por una dosis que puedas mantener! Que ya nos conocemos… !

Un abrazo

El Maestro no es una persona, es la capacidad de expresar el Ser, la Vida, a Dios a través de la sencillez y la humildad con autoestima, eres tú mismo.

La figura del Maestro aparece en el Sendero del Yoga, en la etapa del discipulado (del conocimiento) en la que la mente tiene que discriminar entre los pensamientos que sirven o están contaminados por el deseo. Un paso para conseguir la comunión con la esencia de cada uno.

¿Mi guía? ¿Mi inspiración? ¿Esa persona que “me va” a transformar la vida? Qué es un Maestro? ¿Viste de blanco? ¿Qué religión tiene? ¿Cómo lo reconoceré? ¿Hace el indio? ¿Lleva taparrabos?

En la trayectoria de la evolución humana o evolución de la conciencia, también llamada en esta disciplina el Sendero del Yoga, que todos tenemos que recorrer mediante las distintas encarnaciones, hay distintas etapas según en qué nivel está la conciencia, empezando por el físico, donde estamos más cerca del reino animal y el comportamiento está dominado por los instintos, después despierta el cuerpo emocional, etapa en la que estamos la mayoría de la humanidad, donde el deseo reina y pone la mente a su servicio generando conflictos que nos llevan a aprender. La siguiente etapa es la del discipulado y tiene que ver con el conocimiento, donde la mente empieza a discriminar a través de la razón qué pensamientos sirven o están contaminados por el deseo, en esta etapa es donde aparece la figura física del Maestro o guía, necesario para encontrar las respuestas en ti mismo a través de la Meditación, que después se irán integrando con las vivencias que te trae la vida, iniciando un camino interior que te lleva a la Meta de la evolución o unión con la esencia de ti mismo.

Druva, profesor de la escuela de Sanatana Dharma, de la que provengo, definió en una charla que: “El Maestro exterior es el altavoz del Maestro interior”… Cuestión de vibración, ahora que está tan de moda eso de la vibración, resonancia entre almas… sus palabras de Sabiduría, o su mera presencia hace que se despierte en mi todo ese conocimiento que ya tengo para llevarlo a la práctica… parece que me conozca, me comprende, porque ya ha pasado por la parte del camino donde yo estoy encallado.

¿Qué es el Maestro?
Un Maestro vive en el mundo sin pertenecer a él en el sentido de que no está atrapado por sus emociones, aunque se de permiso para vivirlas, no está atrapado por sus pensamientos, aunque los defienda, no está atrapado por su cuerpo físico, aunque se de permiso para disfrutar de los placeres materiales… en resumen, no se le nota, vive y se expresa sencillamente y alegremente, no te viene a buscar… no pertenece al mundo porque su conciencia está más allá, lleva las riendas de su personalidad desde el Ser convirtiéndose en un canal de expresión de la acción justa y necesaria, o sea, el Amor.
Sus acciones son amorosas, ¿cuál es la diferencia entre una acción amorosa de una egoísta? buscar el fruto de la acción, y la personalidad es experta en camuflar el egoísmo de amor, a veces la acción más noble puede ser egoísta y la más cruel amorosa, todo depende si procede de un interés personal, yo mismo, me doy cuenta que estoy escribiendo esto de forma egoísta, porque me gustaría que pudiera servir a alguien.

El Maestro no es una persona, es la capacidad de expresar el Ser, la Vida, a Dios a través de la sencillez y la humildad con autoestima, eres tú mismo, en Él no hay separación. Atento! Sólo lo reconoce quien tiene ojos para Ver y … ojo! La personalidad prefiere seguir jugando a ver, porque Ver con mayúsculas implica hacer cosas diferentes, el cambio que tanto queremos pero, no sabemos porqué, nunca hacemos. El Tellas o fuego del Maestro ayuda a morir para renacer en vida a través de las crisis y eso duele, la personalidad prefiere el baile de las emociones pasando por experiencias de éxtasis; bonito, pero no cala y puede convertirse en un nuevo disfraz encima del que llevamos para seguir buscando fuera, pero pensando que buscamos dentro, fantasía y alucinación.

No hay prisa, el lema de la Escuela es: “Añade a tu vida lo que le falta, que lo que sobra caerá por si sólo“… despertar conciencia… ¿como está tu postura en este momento? ¿tu respiración? ¿tus pensamientos? … observándonos internamente a veces descubrimos que no somos dueños de nosotros mismos.

Un gran abrazo!
Om Shanti

David-Brihat