0 comments

La risa es una acción física innata que adquirimos ya desde muy pequeñitos. Es innata puesto que no hay nadie que te enseñe como se ríe ni que te indique que tienes que hacer y como tienes que producir los sonidos que emitimos mientras reímos. Los bebés empiezan a experimentar con la sonrisa y posteriormente con la risa, se dan cuenta que al hacer el reflejo de la sonrisa o la risa establecen una relación con los suyo en torno. Se comunican y obtienen respuesta.

Y porque digo todo esto? Porque la risa es una acción que todo el mundo y sin distinciones sabe hacer. La dificultad está en que de adultos vamos menguando esta capacidad o cuando menos vamos reduciendo las situaciones en las que la dejamos expresar  No me libero porque liberarme puede querer decir sentirme vulnerable” La mente del adulto habla más que la de un niño, puesto que el niño es espontáneo, vital, genuino y no se cuestiona el hacer o no hacer, es y hace o no hace, en cambio el adulto antes de hacer o no hacer, piensa y a veces pensamos mucho, demasiado y nos desconectamos del sentir.

IMG_1442

En los talleres que propongo, RISA Y SALUD, enfocamos como principal objetivo al conectar con el cuerpo y sentir, sin pensar, dando lugar a que el hemisferio derecho del cerebro, el intuitivo, el creativo, el espontáneo aparece y relajando el hemisferio izquierdo el intelectual, el reflexivo, el que juzga… conectando con nuestro cuerpo y liberándolo

Buscamos la risa intrínseca interno, una experiencia, no un pensamiento!

Los conflictos psicoemocionales bloquean nuestro cuerpo físico y para liberarlo y soltar las tensiones se tiene que oxigenar, por lo tanto trabajamos con la respiración y sobre todo con el juego, un juego lleno de baile y movimiento físico. Hacer que un adulto juegue es *reconectar-se de nuevo y por lo tanto hacer un “*reset” Cuando consigues participar a los juegos sin juzgar ni a los otros ni a tú mismo, te vuelves libre. Y esto es el que es sano.

Reír, aparte de aportarnos un montón de beneficios físicos puesto que se trata de una actividad “aeróbica” nos aporta un sentimiento de apertura y de plenitud que nos permite vivir las cosas desde una perspectiva de positivismo. No quiere decir que tengas que reír siempre y no ver que hay cosas dolorosas o tristes, sino que sirve como mecanismo de reconnexión con un mismo

Físicamente, con la risa hiperventilamos el organismo, entre más aire a los pulmones y la sangre se oxigena. Acontecen cambios en el tono muscular, primeramente los grupos musculares se activan y posteriormente estos entran en un periodo de relajación.

Incluso puede ayudar a regular la presión arterial como ejercicio físico. Produce un intenso masaje visceral que hace que aumente la irrigación. Aumenta las secreciones gástricas y la salivación a la boca, esto mejora el proceso digestivo. Además, se han estudiado los beneficios de la risa como analgèsico puesto que calma el dolor, reduce la tensión y el estrés y aumenta la producción de endorfinas.

IMG_1011

Con los niños los talleres funcionan de otro modo. No tienen tantos prejuicios así que entran al juego mucho más fácilmente. Con ellos el juego se utiliza más como técnica de observación que como herramienta liberadora. A partir del juego podemos observar diferentes conductas y conociéndolos vas viendo qué conflictos emocionales pueden empezar a tener. El juego es una herramienta muy buena para trabajar las emociones

En Esencia tenemos un proyecto denominado Crecer y Conocerse. Se trata de un espacio infantil para niños y niñas de 5 a 12 años donde se trata la educación emocional desde cuatro perspectivas diferentes: el yoga, expresión artística, el focusing (que es una técnica donde se explora el cuerpo y se escuchan las sensaciones internas) y los juegos y risas que es la actividad que yo dirijo. Con estas cuatro perspectivas, con objetivos comunes, trabajamos la identidad del yo, la autoestima, la gestión emocional, la escucha y la comunicación.