0 comments

El yoga ayuda al equilibrio corporal y durante el embarazo se convierte en una herramienta para influir en tu cuerpo y tu mente de forma positiva y darte más fuerza para el parto y la maternidad.

Cuando estás embarazada, tu cuerpo responde muy bien a la transformación. Las mejoras pueden ocurrir de forma más rápida que en ningún momento de tu vida. Es el momento idóneo para concederte algo más de atención y mejorar su salud, vitalidad y forma de vida.

La vida moderna, sobre todo en ambientes urbanos, nos impide a menudo hacer más ejercicio o utiliza nuestro cuerpo de acuerdo con los designios de la naturaleza, de forma que sólo en raras ocasiones utilizamos todo el potencial en términos energía y movimiento. Como resultado, nuestro cuerpo puede quedar estructuralmente débil o desequilibrado. Los músculos inutilizados pueden quedar más rígidos y las articulaciones perder la capacidad de movimiento cuando su potencial de extensión no se utiliza.

El yoga es una forma ideal de ejercicio durante el periodo de embarazo, ya que potencia la relajación, la flexibilidad y la fuerza de forma suave y sin agotarnos. El yoga vuelve a crear el equilibrio postural como estructura mecánica, y ayuda a eliminar parte de la tensión y rigidez acumuladas en los músculos y en las articulaciones. Es una forma de reeducar el cuerpo para recuperar la comodidad, la libertad y cambiar los vicios posturales acumulados durante años que son el estrés y el desequilibrio. Los beneficios del yoga a nivel físico pueden transformar tu experiencia del embarazo, de ser un periodo de debilidad e incomodidad a uno de salud y fortaleza. Problemas como el cansancio, dolor de espalda, náusea, ansiedad, dolor de cabeza y otras molestias inherentes al embarazo, pueden ser aliviadas practicando yoga y a menudo incluso llegan a desaparecer.

El yoga ejercita la mente además del cuerpo. La práctica de yoga de forma consciente y suave también tiene beneficios emocionales. Al observar la respiración y la desaparición de tensión corporal, te darás cuenta de que tu atención se dirige hacia dentro y te permite ser más consciente de tus sensaciones. Te familiarizas con tus pensamientos, entras más en contacto con tus emociones, y empiezas a comprender cómo se expresan esas emociones a través de tu cuerpo. El yoga tranquiliza la mente permitiendo sentirte más tranquila contigo misma.

1 comments

Un mantra puede ser una sílaba, una palabra o una frase pronunciada en una de las lenguas sagradas (como el sánscrito o el gurbani) o a veces el español, y eleva o modifica la conciencia a través de su significado, sonido, ritmo y tono.

Los mantras desempeñan un papel muy destacado en kundalini yoga, ya que producen un efecto inmediato y muy eficaz. “Mantra” significa “hacer vibrar la mente”, pues se trata de la proyección del sonido. Los mantras se enmarcan en un conjunto de enseñanzas conocidas como “Shabad Guru”. “Shabd” significa “lo que corta el ego”, mientras que “guru” significa “lo que lleva de la oscuridad a la luz”. Se suele creer que “guru” significa “profesor”. Un guru puede ser un profesor,  pero en esencia la palabra se prefiere al viaje, que consiste en ir descubriendo el conocimiento. Una persona se convierte en guru cuando posee ese conocimiento, que sólo será la clave para la transformación si la persona lo enseña.

El ego no constituye un aspecto negativo de nosotros mismos, sino que simplemente nos limita y descuida. Cuando uno se aferra al ego como si constituyera su verdadera naturaleza, siembra dolor, infelicidad y problemas. Nuestra auténtica realidad está más allá del ego; nuestra auténtica realidad es muy abundante yno conoce fronteras. Colocarse en el ojo del huracán es lo más seguro para escapar de la destrucción. En una época de cambios en la que reina el caos, hay que ir al centro de la tormenta. Para ello, hay que utilizar la mente neutral, que sofoca las reacciones conscientes y subconscientes al ego. Shabd Guru transforma a la persona eliminando barreras que erigen las necesidades del ego.

Al utilizar los mantras la conciencia asciende al nivel del rey y los ángeles se convierten en nuestros servidores. las palabras tienen mucho poder. Todo lo que uno dice pasa a formar parte de los Registros Akásicos y luego se le devuelve. Los Registros Akásicos almacenan la energía de cada palabra, deuda , acción y reacción que se hayan pronunciado o producido nunca. Todo lo que ha sucedido en el mundo ha quedado registrado energéticamente y este proceso seguirá produciéndose mientras haya vida.

Uno recoge lo que siembra: es una ley universal.

Los mantras nos permiten neutralizar los pensamientos, lo que resulta indispensable para limpiar la mente subconsciente.

La ciencia del Naad

Algunos de los mantras se recitan en Gurbani, un idioma basado en la milenaria ciencia del Naad. En el paladar superior de la boca tenemos 84 puntos meridianos. Al golpear el paladar con la lengua se estimulan. al mismo tiempo, el movimiento rotatorio de la lengua estimula determinadas zonas del hipotálamo; esto activa la secreción de las glándulas pituitaria y pineal y modifica la composición química del cerebro. la mayor presencia de la secreción de estas glándulas en el cerebro equilibra la personalidad, el carácter y la psique.

Cuando una persona pronuncia una palabra positiva, se fortalecen el cuerpo y el aura. Las palabras negativas, en cambio, debilitan. Hablar mal de uno mismo o de los demás destruye. Nuestra felicidad depende de nuestra capacidad para concentrarnos en pensamientos elevados.

Todos nuestros pensamientos están formados por frecuencias vibratorias. Las ondas de pensamiento determinan el programa que “ejecuta” la mente. El programa que decidamos seguir se convertirá en nuestra vibración y eso es lo que proyectaremos a los demás. Podemos elegir lo que elegimos ser siempre que queramos.

Al recitar un mantra, elegimos invocar el poder positivo que contienen sus sílabas. La corriente sonora puede acabar con casi cualquier pensamiento negativo de la psique. No importa que no entendamos su significado. Estamos creando, con cada palabra que pronunciamos, con cada pensamiento que pensamos. Cada vibración que enviamos nos acaba siendo devuelta.

“El Universo es el Uni-Verso. Somos todos un único sonido”

0 comments

“La educación perineal es el proceso mediante el cual la mujer aprende a conocer y manejar el suelo de su pelvis.
Durante el embarazo ayuda a evitar la sobrecarga que el bebé ejerce sobre el periné así como a prepararlo para el momento del parto.
En el post parto interviene recuperando su fuerza de sostén, previniendo posibles prolapsos o la incontinencia urinaria. Además como en cualquier otro momento de la vida contribuye a enriquecer y mejorara la actividad sexual.”

Para que cualquier parte del cuerpo esté activa, vital, sana, es necesario que la hayamos reconocido, que la sintamos como parte de nosotros. De lo contrario, no la incluiremos en los miles de movimientos cotidiamos que realizamos de forma automática y sin darnos cuenta irá perdiendo vitalidad, degenerándose. Y cuando una musculatura no participa como debería hacerlo, otras zonas asumen su trabajo y se van igualmente deteriorando por un exceso de trabajo.

Un ejemplo sería las mujeres que en el parto empujan con la garganta, esto solo se debe a que su suelo pélvico – la musculatura de la zona anal y vaginal – no está presente y necesitan la fuerza de otras zonas del cuerpo. Es frecuente que por razones culturales la hayamos “olvidado”. Todos hemos oído “no te toques”, “no te mires”,… y ante mucha insistencia uno acaba por creerse que la zona es “prohibida” y la va borrando de su mapa mental. ¿A que nos lleva esto? Pérdida de sensibilidad y control del movimiento de esta musculatura.

Por ello, muchas de nosotras nos podemos sorprender al escuchar a la profesora de yoga decir “Con cada espiración vamos a contraer la vagina manteniendo la zona anal relajada” (se trata de asvini mudra vaginal). ¿¿¿Es posible mover la vagina sin mover el ano??? Sí, solo necesitamos recuperar esa sensibilidad perdida hace años.

Los músculos que forman el suelo pélvico van desde el hueso púbico en la parte delantera hasta el coxis y lateralmente al lado de los isquiones; se trata de los músculos de sentarse.

Propongo uno ejercicio:

Empezar por notar el movimiento del suelo pélvico mientras respiráis, si no se mueve, solo seguid respirando mientras dirigís el aire hacia el periné con la inspiración y sentís como el aire sube desde el periné a las fosas nasales con la espiración. Es cuestión de minutos que la musculatura empiece a relajarse y a moverse. Poner las manos sobre el bajo vientre os ayudará a relajar la zona.

Llegados a este punto, empezarás a acentuar el movimiento natural del cuerpo: al inspirar llevas hacia abajo y hacia afuera la musculatura del periné, abriéndolo-relajándolo; al espirar lo cierras-contraes y lo llevas ligeramente hacia arriba, como empujando el aire para que salga del cuerpo.

No importa si sientes mucha o poca fuerza, solo céntrate en ir percibiendo con el máximo nivel de detalle todos los movimientos que se producen en la parte externa e interna de tu zona pélvica.

Practica todos los dias que puedas entre 3 y 5 minutos, es adecuado tanto si estás embarazada como si no.

Beneficios:

  • Contribuye a detener las incómodas perdidas de orina.
  • Mejora procesos relacionados con la sexualidad como por ejemplo el orgasmo.
  • Un buen entrenamiento facilita el proceso de dilatación pre parto y en el parto un mejor estiramiento y relajación haciendo la experiencia mas agradable.
  • Previene una mala alineación de la cadera y las articulaciones sacroiliacas.
  • Fomenta la recuperación rápida post parto.
  • Aumenta las sensaciones sexuales.

Lo que queremos es recuperar la representación mental del suelo pélvico para que participe de todos nuestros movimientos y así ganar en salud.

SAT NAM!

La mente como sirviente del alma, tiene un mecanismo característico, rendir la mente a la intención del alma garantiza la paz interna y la externa, efectividad y una intuición despierta. 

El éxito, la felicidad y un flujo de prosperidad son los resultados de dominar la mente. La mente existe como un sirviente del alma, el Atman. Pero la mente también es un mecanismo vasto con sus propias características y su propio impulso. Cuando la mente está alineada con el alma, cada pensamiento que es estimulado desde el intelecto se percibe y actúa con claridad y realidad. Cuando la mente está llena de identificaciones inconsciente, emociones, proyecciones, intenciones y apegos, el pensamiento se percibe como otro al que es. Este pensamiento enmascarado se vuelve la base de muchos juicios falsos y compromisos infructuosos.

Yogi Bhajan ha alineado el arte y la ciencia del control de las 81 facetas de la mente. A través del uso de Kundalini Yoga, estas 81 facetas regulan la reacción de la personalidad, el cuerpo y la mente hacia cada pensamiento. Estas, pueden controlarse de tal modo que la mente perciba cada pensamiento de manera clara y que, con cada uno, ella se rinda a la intención del alma, entonces, tendrás garantizada la paz interna y la externa.

Características de la mente

  1.     La mente es sobre todo automática. Puesto que la mente es rápida y está más allá de las categorías de tiempo y espacio, sustenta tus acciones con muchos más pensamientos de los cuales tú jamás podrías realizar. El resultado de esto es que no eres tú quien piensa. Tu mente piensa, no tú. Te inunda con pensamientos, tanto deseados como no deseados, intencionados como no intencionados. NO todos los pensamientos sustentan el tú que es tú. Tú eres conciencia en si y no todo estos pensamientos. Realmente, eres transportado a través del alma.
  2.     La mente siempre está moviéndose. Si se detiene, no puede funcionar. No es un fenómeno localizado, justo como en el océano puedes sentir olas que se generaron desde muy lejos, así en la mente, tienes pensamientos y sentimientos del universo entero y de cada persona. Los lugares y personas con los que estás más sintonizado y apegado son lo que usualmente llenan tu corriente de pensamientos. Mientras te vuelves más neutral y desapegado, la extensión de esos pensamientos se amplía.
  3.     La mente funciona mejor con contrastes. Busca polaridades y tiende a clasificar las cosas en pares, en positivo y en negativo, en bueno y en malo. Considera tus ojos, tus ojos necesitan el movimiento para proveer contrastes y comparaciones, a fin de que tu sistema nervioso pueda construir tu visión. Es lo mismo que la mente. Busca contraste y polaridad. Puesto que la mente es impersonal así como personal, tú encuentras esta búsqueda de contraste y extremos a través de la naturaleza.
  4.    La mente es tan material como el cuerpo, sólo que es más sutil. El agua existe en grados de sutileza, desde el vapor a líquido a hielo. Justo así, puedes pensar en la mente como el vapor, los pensamientos como el agua, las neuronas y conexiones como el hielo. La mente es una estructura, un proceso y una energía que le permite a tu conciencia operar y manifestarse en esta creación. Puedes observarla y puedes cambiarla. La puedes afectar con cosas densas como la comida, cosas poderosas como la respiración y cosas sutiles como el pensamiento. Tiene su propio flujo, estructura y metabolismo. La mente en sí no se detiene. Por ello, “un punto de quietud” es una de las herramientas esenciales que necesitas para examinar la mente. Aquí es en lo que se necesitan técnicas especiales como la meditación, mantra o control de la respiración. Usar la mente para tratar y convencer a la mente a estar quieta es como detener un huracán soplándole. Hay muchas cosas sucediendo. Otra dificultad es que usas tu mente para observar a la mente. Sólo imagina dos espejos viéndose entre sí a un ángulo ligero, si pones una vela en medio y miras al espejo, podrás ver cientos de velas, reflejos sobre reflejos. La mente puede reflejarse a sí misma y crear imágenes dentro de imágenes.

La mente como sirviente del alma, tiene un mecanismo característico, rendir la mente a la intención del alma garantiza la paz interna y la externa, efectividad y una intuición despierta.

Necesitamos ser capaces de afectar a la mente sin enredarnos en una autoreferencia infinita. Para hacer eso, necesitamos estudiar la estructura de la mente, reconocer el origen de pensamiento y determinar, conscientemente, qué pensamientos son consistentes con nuestro ser verdadero. Las facetas de tu mente regulan las reacciones de la personalidad, el cuerpo y la mente a cada pensamiento.

Si las facetas de la mente pueden controlarse de tal modo que se perciba cada pensamiento claramente, entonces, la mente se podrá alinear con la intención del alma. El resultado es efectividad, paz interna y externa, y una intuición despierta.

Al masajear y bañar al bebé aprendemos a respetar y respetarnos: detectar sus incomodidades, acoplarnos a su ritmo, a saber percibir sus mensajes, en definitiva a comunicarnos con ellos, observarlos e identificar los signos para comprenderlos mejor.
 
Al masajear al bebé aprendemos a respetar y respetarnos: Si voy a iniciar el masaje pero observo que el bebé tiene hambre, primero le alimentaré (observo y respeto sus necesidades), luego esperaré a que haga su digestión (observo y respeto sus ritmos físicos). Si entonces el bebé está disponible haré el masaje, si tiene sueño…tendré que esperar otro momento! Al fin y al cabo, yo soy el adulto y tengo, en principio, más recursos que el pequeño… soy capaz de esperar y cambiar mis planes. De la misma forma, si siento ganas de dar un masaje pero estoy agitado o nervioso, debo serenarme antes de empezar (respeto mi estado emocional, mi necesidad de reconducirlo y no involucro al bebé en él).
Si durante el masaje observamos cualquier signo de incomodidad, detendremos el masaje y nos ocuparemos de descubrir que está ocurriendo para poder ayudar al bebé a superar ese momento o cubrir esa necesidad.
 
Encontrar el momento
No hay normas, no hay horas. Cada bebé, cada madre, cada padre encontrarán sus propios momentos y se mantendrán abiertos a que estos momentos cambien, porque el bebé cambia y nosotros también.
 
El momento adecuado para el bebé y para el adulto
Teniendo en cuenta la importancia que tiene la comunicación durante el masaje, debemos escoger un momento en que tanto el adulto como el bebé estén en un estado relajado y receptivo. Nos observaremos física, mental y emocionalmente antes de ofrecer un masaje al bebé y le observaremos a él.
 
Cuando no debemos hacer un masaje:
● El adulto está malhumorado, enfadado, tenso, nervioso, irritado, intranquilo, inseguro o simplemente disperso
● El bebé está durmiendo, tiene ganas de tomar la iniciativa, está enfermo, tiene sueño, hambre, llora o está inquieto.
Por tanto buscaremos esos momentos en que el bebé está despierto pero tranquilo y receptivo (cuando disfruta de que le hablen, le miren y se deja hacer) y en que el adulto se siente capaz de ofrecer el 100% de su atención durante al menos 10 minutos!
 
La comunicación
Observación y escucha. Entender el lenguaje del bebé
Yogui Bhajan, maestro de Kundalini Yoga, nos decía que el primer error que cometemos los padres es creer que el recién nacido no se entera de nada. Puedes pensar “Nooo, yo ya se que entienden”… el problema es que no somos conscientes de hasta que punto entienden! Y no solo entienden sino que intentan con todas sus fuerzas que les entendamos, os imagináis la sensación de frustración al ver que sus esfuerzos tienen unos resultados más que mediocres…
 
Al igual que en el masaje, observaremos y respetaremos el ritmo del bebé, es importante que si llora o se incomoda terminemos el baño. No es signo de que no le guste el baño, simplemente de que ya se ha bañado suficiente. A los adultos nos sucede lo mismo, nos encanta bañarnos, pero llega un momento en que tenemos ganas de salir, un día estamos más tiempo y otro menos, sin más.
Es muy probable que después del baño y el masaje el bebé tenga hambre y después de comer se quede plácidamente dormido.
 
Solo me queda deciros que disfrutéis de cada momento con vuestros hijos, no tengáis prisa por que pase el tiempo y crezca, pensad que lo vivido ya no vuelve y cada momento es precioso, grande y necesario. Si descubrimos lo sagrado de cada instante no querremos desperdiciar ni un solo segundo de la vida. Cada minuto cuenta, es un minuto en el que podéis transmitir algo a los hijos, crecer en conciencia, descubrir algo juntos o en solitario, no malgastemos la vida, es el mejor regalo que hemos recibido.
 
Nota: Artículo creado a través del temario y las notas del curso de yoga embarazo y yoga postparto que realicé en 2008 con Teresa Puig.

0 comments

Relájate y dedícate a controlar la respiración; con cada inhalación notarás como te invade la energía, y cada vez que exhalas el aire eliminas la energía gastada, viciada.

En este primer artículo hablaremos sobre la relajación, su importancia en los ejercicios del Kundalini Yoga, ya que nos permite la circulación de los cambios de las glándulas, integrar los patrones emocionales y mentales, descubriremos algunos trucos para conseguir relajarnos y cómo nos ayuda en la práctica de nuestras kriyas.

SAT NAM!
La relajación es una parte importante del ritmo del ejercicio y del cambio en Kundalini Yoga. Nos sirve para varias funciones:

  • Rejuvenecimiento.
  • Integración de un nuevo patrón después de romper uno viejo.
  • Creación de un ritmo o pulso de energía.
  • Concentración.
  • Alivio del estrés.

En las clases regulares de kundalini yoga la relajación se hace sentándose tranquilamente con la mente enfocada en un punto, o tumbándose entre los ejercicios. A menudo el esquema es de 1-3 minutos de relajación entre cada 3-4 ejercicios. La kriya (serie de ejercicios) entera, vendrá seguida por un descanso profundo de 10-15 minutos.
En kriyas más avanzadas en el uso de la relajación hay muchas más variaciones. Algunas veces no hay relajación entre ejercicios, sólo pausas de 10-30 segundos. En otras ocasiones hay unas o dos relajaciones de 15 minutos o “Sueños Yóguicos” que se llama Yoga Nidra.

El estado psicológico y neurológico de un practicante después de cumplir con una kriya de kundalini yoga es elevado. Es la fisiología del despertar y de la conciencia. Por lo tanto la relajación es un momento en que el practicante distribuye las energías, permitiendo la circulación de los cambios de las glándulas y la integración de los patrones emocionales y mentales. Esto sucede automáticamente como resultado de las kriyas. La relajación es a menudo una parte muy integral de este proceso y está concebida algunas veces como un “descanso total”, o como una difusión sistemática del cuerpo.

RELAJACIÓN POR PARTES
La relajación sirve para “relajar” los patrones rígidos en los músculos y en el flujo de la sangre. Una manera de llevarla a cabo es :

  • a) concéntrate en una área corporal,
  • b) contrae esa área con fuerza,
  • c) mentalmente ordena su descanso diciendo “relájate” o “suéltate” o “ Sat Nam” mientras sueltas los músculos,
  • d) progresivamente sube por cada área,
  • e) combina contracción y relajación de forma equilibrada,
  • f) suéltate totalmente, no hagas movimientos, tan sólo permanece tumbad@ sobre la espalda (postura savasana).

Ejemplo relajación profunda:

  • Échate de espaldas.
  • Cierra los ojos.
  • Descansa los brazos a los lados del cuerpo.
  • Vuelve las palmas de las manos hacia arriba.
  • Junta los talones.
  • Encoge un poco la barbilla y estira la nuca.
  • Estírate de pies a cabeza en línea recta.

Relájate y dedícate a controlar la respiración; con cada inhalación notarás como te invade la energía, y cada vez que exhalas el aire eliminas la energía gastada, viciada.
Desplaza luego mentalmente hacia los dedos de los pies el proceso de la respiración. Imagina que absorbes la energía por las puntas de los pies infundiendo en ellas nuevas fuerzas. Al exhalar eliminas toda la energía consumida por los dedos de los pies, y con ella todas las tensiones acumuladas en esa región de tu cuerpo.

SAT NAM!

Una práctica regular nos permite experimentar un fortalecimiento y mejora de: el sistema inmunológico, la vitalidad glandular, el sistema nervioso, la circulación, y reconocer nuestros hábitos y como nos afectan.

Desde sus inicios el Yoga, aunque de forma diferente en cada uno, nos permite restablecer la energía de cada persona. Con el Kundalini Yoga podemos despertar nuestra propia naturaleza, nuestra propia energía. Nos permite obtener una mayor consciencia sobre nosotros, nuestros actos y hábitos, así como fortalecer y mejorar nuestra salud.

El Yoga es una ciencia y una tradición cuyas raíces se encuentran en la India Antigua, se ha ido desarrollando a través de varios miles de años por lo que abarca la sabiduría destilada por muchos maestros de muchos lugares y tiempos. Todo ese conocimiento fue trasmitido cuidadosamente mediante la tradición oral de Maestro a discípulo. El Maestro hablaba y el estudiante memorizaba y practicaba. Aunque el Yoga procede geográficamente de India, su sabiduría ancestral es universal y eterna.

El Yoga, aunque significa algo diferente para cada persona, se asienta en restablecer la Unidad inherente a cada uno, en volver a la Fuente, en alcanzar la maestría del Ser. A lo largo de la Historia se fueron desarrollando numerosas técnicas que se convirtieron en lo que conocemos como Ramas del Yoga según el aspecto en el que se especializaban, pero “Tal como todos los ríos terminan en el océano, todo yoga termina por elevar la kundalini. ¿Qué es la kundalini? Es el potencial creativo del ser humano” Yogui Bhajan

¿Qué es Kundalini Yoga?

Kundalini también lo podemos definir como el potencial, la reserva de energía autoconsciente que permanece dormida en cada uno de nosotros.

El Kundalini Yoga es la tecnología especializada para despertar dicha consciencia y dar al practicante una experiencia de su ser original. Cada uno podemos experimentar nuestra capacidad y realidad de una forma limitada. El proceso de “crecer” con Kundalini Yoga es el despliegue natural de nuestra propia naturaleza. Las limitaciones y trabas a este crecimiento radican en nuestros apegos a la familiaridad del pasado y al temor de lo desconocido en nosotros mismos. Con una práctica regular el beneficio se acumula pudiéndose experimentar un fortalecimiento del sistema inmunológico, vitalidad glandular, un sistema nervioso resistente, buena circulación y una mayor conciencia sobre el cómo nos afectan nuestros hábitos.

Kundalini Yoga es una tecnología para hoy y para el futuro, para personas que trabajan y tienen una familia. Hay un arte y una ciencia yóguica para cada momento de la vida humana: Levantarse por la mañana, irse a dormir, comer, respirar, relacionarse, comunicar… cada aspecto de la existencia humana puede contemplarse a la luz del Yoga. Este legado de conocimiento técnico y espiritual es el que Yogui Bhajan estudió, dominó en India y como un regalo lo trajo a occidente.