Category: Demo Articles

La escucha consciente es un acto de atención y generosidad hacia el otro. Es asimismo un acto de hospitalidad, pues a través de la escucha cedemos un espacio en la mente y en el corazón, y eso se parece al hecho de acoger a un huésped invisible y hacer un hueco en el que éste quepa.

 

Escuchar es también una incursión en la interioridad del otro al tiempo que se trasgreden y amplían los propios límites. Quien escucha, apacigua su alma.

Para escuchar necesitamos neutralizar las interferencias interiores y exteriores que obstaculizan el encuentro con el otro. Y para ello tenemos que hacer el acto deliberado de escuchar.

En dicha escucha generamos un espacio en el que pueden manifestarse las emociones y revivirse los recuerdos, percibirse las intuiciones y abrirse paso a la libradora comprensión que en sí misma constituye el objetivo profundo del proceso de ayuda.

Como seres humanos, tenemos la necesidad primigenia de ser escuchados y, en este sentido, la escucha posee un gran poder terapéutico. Esto se manifiesta gracias a que la escucha profunda genera un espacio libre de juicios y pleno de aceptación, un espacio que permite al escuchado recorrer por sí mismo el camino interior de una ampliadora comprensión.

 

Escuchar es recibir incondicionalmente lo que la otra persona expresa; es, en este sentido…

“Una expresión de amor” (Tara Brach).

fuente 

Los pies tienen mucho que contar, aunque no nos demos cuenta.
Normalmente no prestamos mucha atención ni nos preocupamos por ellos.
Nos llevan por la vida, soportan nuestro peso, aguantan el deporte y sobre todo intentan adaptarse a nuestros zapatos, que muchas veces no son nada adecuados para ellos.

En la planta de los pies se reflejan todos nuestros órganos y sistemas!

Pero no solamente se refleja nuestro cuerpo ahí, también se encuentran puntos energéticos que se pueden estimular.
Si un órgano o sistema esta alterado, la persona notará un dolor cuando se estimula en la zona correspondiente.
Incluso en el tejido del pie se pueden notar pequeños nódulos o a veces como una especie de arenilla, cuando la dolencia es mas antigua.
Si una persona sufre del estómago desde hace tiempo, el tejido en la zona respectiva se palpa diferentemente.

Una buena Reflexoterapia podal ayuda a que el cuerpo se equilibre y sus sistemas de autocuración se activen.
Cuando una persona sufre de dolor de espalda o de una tortícolis y no puede soportar un masaje directo en la zona misma, se puede hacer en la zona que corresponde en los pies y mejorarla hasta incluso curar la dolencia.

La reflexoterapia es un masaje muy profundo, aunque no lo parezca. Remueve el cuerpo en su totalidad y moviliza todos los sistemas. Relaja enormemente y distribuye la energía en el cuerpo donde mas falta le hace.

Pruébalo y te sorprenderás del efecto que tendrá en ti.

“Puedes tocar la eternidad en el momento presente y el cosmos en la palma de tu mano”
Thich Nhat Hanh

El Mindfulness es un camino que nos conduce hacia nosotros mismos, abriéndonos a la vida, al corazón pleno, mediante el cultivo de la Atención, la Observación y la práctica de la Meditación. Desarrolla en nosotros la comprensión y la sabiduría, el arte de vivir conscientemente el aquí y ahora sin juzgar, con apertura, amabilidad y amor. Sentir el momento presente, dejar que la vida nos penetre, conectar con nosotros mismos, el mundo… en el instante. Aprender a observar nuestras acciones, nuestros pensamientos, emociones , nuestras reacciones… nos despierta a una Conciencia más amplia, espaciosa y sabia… extendiéndose a toda nuestra vida. Así podemos apreciar la riqueza, la grandeza y el esplendor de nuestros momentos presentes. Así entramos en contacto con nuestras posibilidades, la capacidad coherente y creadora de nuestro pleno potencial.

Dejar de funcionar con el piloto automático de nuestra mente para actualizar el piloto manual, nos ayuda a ver las causas, los efectos y la interconexión de todas las cosas.

La Meditación es estar dispuesto a escuchar con atención tu propia voz, tu propio corazón, tu respiración. No se trata en expulsar ni luchar contra tus pensamientos. Se trata de darles espacio, observarlos y dejarlos ir. Es permitirte estar donde estás, presente para ti, aquí y ahora. Meditar es ser testigo imparcial de ti mismo, de tu propia experiencia, sin tener que ir a ningún lado, sin esperar nada mejor, ni hacer nada especial. Permitirte ser, en ese instante.

Mindfulness es apertura, aceptación, escucha y soltar. Mindfulness es llegar a ser uno mismo y dejar de ser lo que uno no es. La atención Plena nos ayuda a entrar en contacto con las plenitud de nuestro ser por medio de la autoobservación, la autoindagación y la acción atenta.

Nuestro cuerpo es un campo de entrenamiento perfecto. Está siempre con nosotros. Nuestra respiración es la gran maestra y a la vez esa doctora que nos estabiliza ante una conflicto, una tormenta emocional. Nuestra respiración es un soporte excelente, el aterrizaje directo al momento presente, el eficaz anclaje al aquí y ahora, la maestra para aprender el cultivo de nuestra atención y observación.

Nuestra vida, la vida…transcurre en el ahora, en cada nuevo instante.

Observamos el cuerpo, el funcionamiento de la mente, nuestras emociones fluctuantes… y así nos damos la posibilidad de conocer y saber que nos sucede, comprendernos, acogernos y liberarnos.

“Tu Conciencia es un espacio inmenso en el que vivir”
Jon Kabat-Zinn

A cada instante se nos ofrece la oportunidad de despertar, de volver a nacer.
Ser amables, bondadosos despierta nuestra compasión, nuestro amor innatos. Esta es una condición esencial para establecer contacto con nosotros. La expansión y apertura de nuestro corazón nos conecta con la alegría inherente de vivir.
Mindfulness despierta nuestra conciencia, la cual permanecía dormida y aparentemente ausente. Confiar, en la vida, en el propio potencial interior.

“Sólo amanece el dia para el que estamos despiertos”
Henri David Thoreau

Despertar al ahora, amarnos a nosotros mismos, sanar nuestra percepción y cambiar nuestras lentes borrosas para ver la realidad con una nueva mirada, unos nuevos ojos de la mano de nuestra Conciencia sin alejarnos de nuestro cuerpo, nuestra respiración y de este corazón que entre todos compartimos en el momento presente.

“El verdadero viaje al autodescubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en mirar con ojos nuevos”
Marcel Proust

No somos nuestros pensamientos, nuestras emociones ni nuestro dolor. Ese es nuestro camino, nuestro viaje hacia el encuentro de nosotros mismos. Cada instante es un nuevo paso hacia ese destino interior, hacia la liberación del sufrimiento desde la conciencia del momento presente.

Fuente Aquí

La paciencia es una forma de sabiduría.

Demuestra que comprendemos y aceptamos el hecho de que, a veces, las cosas se tengan que desplegar cuando les toca. Un niño puede intentar ayudar, rompiendo la crisálida, a que una mariposa salga, aunque, por regla general, la mariposa no resulte en nada beneficiada por el esfuerzo. Cualquier adulto sabe que la mariposa sólo puede salir al exterior cuando le llega el momento y que no puede acelerarse el proceso.

De la misma manera, cuando practicamos la atención plena, cultivamos la paciencia hacia nuestra propia mente y nuestro propio cuerpo.

De forma expresa, nos recordamos que no hay necesidad alguna de impacientarnos con nosotros mismos por encontrar que nuestra mente se pasa el tiempo juzgando, o porque estemos tensos, nerviosos o asustados, o por haber practicado durante algún tiempo sin aparentes resultados positivos.

Nos hemos concedido un espacio para tener esas experiencias. ¿ Por qué? ¡Porque de todas maneras las vamos a tener¡ Cuando lleguen constituirán nuestra realidad, serán una parte de nuestra vida que se despliegua en ese momento, de modo que tratémonos a nosotros mismos tan bien al menos como trataríamos a la mariposa.

¿Por qué pasar a la carrera en algún momento para llegar a los demás, a otros “mejores”?. Después de todo, cada uno de ellos constituye nuestra vida en ese instante.

Cuando practicamos estar así con nosotros mismos, estamos destinados a encontarnos con que nuestra mente posee “ una mente propia “.

Una de las actividades favoritas de la mente es vagar por el pasado y el futuro y perderse en pensar. Algunos de sus pensamientos son agradables: otros, dolorosos y generadores de intranquilidad. En cualquiera de los casos, el mero hecho de pensar ejerce un fuerte tirón en nuestra conciencia. La mayoría de las veces, nuestros pensamientos arrollan nuestra percepción del momento actual y hacen que perdamos nuestra conexión con el presente.

La paciencia puede ser una cualidad especialmente útil para invocarla cuando la mente está agitada y puede ayudarnos a aceptar lo errático de ésta recordándonos que no tenemos por qué arrastrarnos a sus viajes. En realidad, nos ayuda a recordar que lo que es verdad es precisamente lo contrario.

Tener paciencia consiste sencillamente en estar totalmente abierto a cada momento, aceptándolo en su plenitud y sabiendo que, al igual que en el caso de la mariposa, las cosas se descubren cuando les toca.

FUENTE: Kabat-Zinn, John (2.004): “Vivir con plenitud las crísis”. Editorial Kairos