LOS BENEFICIOS DE LA LUZ DEL SOL PARA LOS OJOS

0 comments

En los últimos tiempos, se está empezando a pensar que el rápido aumento de los problemas visuales sea debido a una característica de la vida moderna: cada vez pasamos más tiempo en espacios cerrados y con luz artificial.

Nuestros genes fueron seleccionados originalmente para un mundo muy diverso de aquel en el que vivimos hoy. El cerebro y los ojos se originaron cuando pasábamos casi todas nuestras horas de vigilia al sol.
 

Cuando los niños pasan demasiadas horas encerrados, sus ojos no pueden crecer correctamente y la distancia entre la lente y la retina se convierte en demasiado larga.

 
Los investigadores sospechan que la luz intensa del sol al aire libre ayuda a los ojos del niño en desarrollo a mantener la distancia correcta entre el cristalino y la retina. En definitiva, esto es lo que mantiene el enfoque de la visión. La iluminación en lugares cerrados es demasiado tenue para ofrecer el mismo tipo de efecto. En consecuencia, cuando los niños pasan demasiadas horas encerrados, sus ojos no pueden crecer correctamente y la distancia entre la lente y la retina se convierte en demasiado larga, causando visión confusa de lejos.

Un estudio de 2007 dirigido por estudiosos de la Universidad de Ohio, concluyó que, entre niños americanos cuyos dos padres eran miopes, aquellos que pasaban al menos dos horas al día al aire libre, tenían cuatro veces menos de probabilidad de ser miopes que aquellos que pasaban fuera menos de una hora al día.
 

Hay una forma simple de reducir el riesgo de los problemas visuales, aprovechar el máximo tiempo posible al aire libre

 
En pocas palabras, el mecanismo biológico que ha mantenido nuestra visión aguda de forma natural desde hace millones de años, frente a condiciones ambientales nuevas no puede ahora desarrollar su función. Y lo que antes constituía una forma útil de adaptación puede hoy ser considerada una molestia. Por ejemplo una actitud constantemente alerta era antes útil para personas que debían encontrar fuentes de comida en zonas selváticas, pero en las aulas escolásticas de hoy a menudo se clasifica como hiperactividad o déficit de atención. Además, cuando un cerebro que se ha adaptado en el curso de milenios a las interacciones sociales cara a cara, encuentra un mundo de e-mail y Twiter….

Afortunadamente, hay un simple modo de disminuir el riesgo de los problemas visuales y es el de aprovechar al máximo, sobre todo en verano, la luz natural del sol y pasar el máximo tiempo posible al aire libre.

 

Comparte con: