PASTILLAS DE CONCIENCIA

0 comments

En vez de esperar a que una enfermedad aparezca, detente para poder observarte, sin juzgarte severamente, para poder ser consciente de ti mismo, para no seguir siendo arrastrado por la rutina, para ser dueño de ti mismo. Estas pastillas, que te recomendamos aquí, son fáciles de tomar, pero no por ello poco importantes.

Muchos de los que estamos en este camino, donde nos empezamos a dar cuenta de que lo que nos sucede o atraemos depende, en gran medida, de nuestra actitud ante la vida, encontramos un obstáculo a la hora de llevar este pensamiento a la práctica cada vez que subestimamos nuestro adversario, que es el automatismo que nos lleva a repetir las acciones inconscientes que nos crean tensiones, preocupación, infelicidad, etc. Cuando este proceso llega a ciertos extremos aparece una dolencia física o una enfermedad para obligarnos a parar y darnos cierta humildad, con el mensaje de que no somos tan dueños de nuestra Vida como creemos y tenemos que aprender a respetarnos y observar.

El proceso de la enfermedad, si has observado, siempre empieza por una respiración pésima, tensión en el cuerpo y/o postura inadecuada, llegado este momento, culturalmente, acudimos a buscar remedios para sanar en la medicina alopática o tradicional y natural, pero no deja de ser buscar la curación de las consecuencias de nuestros actos, eso sí, en ese momento respetamos el horario en el que tenemos que tomar nuestra medicación.

 

Las enfermedades nos obligan a parar, muchas veces como fruto de una tensión llevada al extremo. Los medicamentos resuelven las consecuencias. Tenemos que aprender a respetarnos y observar.

El objetivo de este texto es hacer una reflexión de lo importante que es detenernos para darnos cuenta del estado de nuestro cuerpo, emociones y pensamientos, sin la voluntad de querer cambiar nada, simplemente situarnos en el observador, a veces esto cuesta porque tendemos a flagelarnos si no estamos haciendo bien las cosas, pero el observador del que hablo no juzga, simplemente te da datos lo más reales posibles. Que han de servirte para darte cuenta, que es lo primero de todo, y aunque te des cuenta que tu nivel de estrés ha llegado a un punto en el que ya poco puedes hacer, es mejor que seguir a ciegas arrastrado por el automatismo y quizás algún día puedas parar antes de que tus dragones se hagan dueños de las riendas de tu vida.

Encaja en tu vida diaria las pastillas de conciencia para ahorrar en medicamentos. ¡Tú decides qué pastilla y qué dosis te tomas!

La propuesta de las pastillas de Conciencia es poder encajarlo en nuestra rutina, de forma que se pueda convertir en un hábito. En este caso se permite la auto medicación, tu decides ¿una pastilla cada 8 horas? ¿cada 12? ¿cada 6? Y la dosis de la pastilla… ¿un minuto? ¿cinco? ¿…?

También puedes decidir los tipos de pastillas:

Pack básico: Concienciol (pastilla de conciencia sobre la respiración, postura y estado del cuerpo y  pensamientos).

Felizrazonol: razones para estar feliz

Graciazóna: razones para dar gracias

Enemiguil: valorar lo positivo de las personas que rechazamos

Servivil: ¿que puedo hacer para servir a los demás?

Mejoral: ¿que me hace falta para estar mejor?

Datecuentol: ¿que me impide en este momento ser completamente feliz?

 

No entran por la seguridad social, pero seguro que te ayudaran a ahorrar mucho en potingues, ánimo, y empieza por una dosis que puedas mantener! Que ya nos conocemos… !

Un abrazo

Comparte con: