Queridos Reyes Magos

Como todos los niños ya han escrito sus cartas para ustedes, quiero pedir especialmente por los “niños grandes”, los adultos . No quiero pedirles nada material. Creo que para conseguir todo lo que queramos, es más importante “tener” otras cosas, o “ser” de una determinada manera o actitud.

Pensando en las bondades de la infancia, pido a Sus Majestades que recuperemos…

… la habilidad que teníamos cuando éramos niños de ilusionarnos con cualquier cosa;

el encanto infantil de las sonrisas de oreja a oreja;

que riamos con facilidad hasta que no podamos más;

el disfrutar de cada momento;

el insistir e insistir cuando no consigamos algo, hasta conseguirlo;

la inocencia necesaria para aceptar retos u oportunidades que una experiencia negativa hace que rechacemos;

la facilidad de hacer amigos y amigas por donde quiera que vayamos;

la facilidad para perdonar de un modo tan auténtico;

el querer tan intensamente a los demás y de forma desinteresada e inocente;

la curiosidad por conocer nuestro mundo, a preguntar y cuestionar sanamente;

la ilusión, la energía, las ganas de hacer cosas…

el querer jugar el juego de la Vida con ganas, energía e ilusión con las personas que queremos, e incluso con las que apenas conocemos.

No he mencionado todo lo bueno que tenemos en esa época de nuestras vidas, pero estoy seguro de que Sus Majestades me han comprendido perfectamente. Saben que me refiero a que, en definitiva, recuperemos lo mejor que teníamos cuando éramos niños y niñas, y que lo sepamos aunar a lo mejor que tenemos como adultos.

Que seamos, por tanto, la mejor versión posible de nosotros mismos.

Fuente http://www.neoparadigmas.com/2012/01/05/carta-a-los-reyes-magos-2012/

Comparte con: