Tag: crecimiento personal

Permitir ser habitado por el hálito. Saboreando cada inhalación y sentir la alegría de vivir, joie du vivre
No hay nada en la vida que esté más cerca de ti que tu propio aliento, el cual habita en ti y sin él, no existes. Si no respiras, no puedes vivir, mueres,  ya que el aliento te abandona y tu espíritu vuelve a su origen.

Ser dueños de nuestras respiraciones
A medida que vamos liberando la mecánica respiratoria de psicosomatizaciones, entramos en un proceso en el que cada vez somos más dueños de nuestras respiraciones. Ser dueño del aliento, es estar en el centro del ser, sentir la vida en la propia esencia, en la Fuente o Gran Prana y en consecuencia  entrar en un estado de gracia y alegría.
Ser dueño de nuestras respiraciones quiere decir que nuestra mecánica respiratoria está libre y desbloqueada de rasgos negativos del ego/personalidad/carácter, por lo tanto, quien tiene autoridad en el cuerpo tiene la consciencia clara. Entonces, quien manda en el castillo del cuerpo no es el fuego del dragón del ego, sino lo luminoso de la esencia.

Siendo dueño de tus respiraciones mantienes una alianza saludable entre el cuerpo y el alma y esto te puede permitir navegar por el océano de la alegría y no por el valle de lágrimas del Mar de los Sargazos personal.

Saborear la inhalación
Hace décadas entró en mi campo de consciencia la frase inspiradora: “saborear la inhalación”.
Esta frase inundaba la investigación de la Psicoterapia Respiratoria con fuerza,  expandiendo su aroma en todo lo relacionado con la respiración. ¿Por qué es tan importante saborear la inhalación desde una mecánica ventilatoria libre de bloqueos psicofísicos? Muy sencillo, para gozar más.
Sin lugar a dudas, hemos venido a este mundo para alcanzar un grado elevado de felicidad y el viaje para lograrlo es grande y poderoso.
La acción de saborear nos hace testigos de la vivencia del instante, del aquí y ahora desde nuestro centro  nos permite percibir, sentir y testificar la presencia de la realidad. Es estar en el mundo, en el espacio-tiempo desde el ser. De tal modo, que la  experiencia está llena de certeza. Cuando experimentamos la plenitud de la consciencia, gracias a una respiración desahogada, se abren las puertas de la esencia, emergiendo un estado luminoso que arroja fuera de sí la oscuridad.
Para conocernos, ser felices y aumentar la alegría de vivir, joie du vivre, tenemos que poner atención en nuestra capacidad para saborear la vida.
El acto de inhalar es abrirse a la vida. Gracias a que nuestro cuerpo es sensible, podemos experimentar muchos sentimientos expansivos cuando respiramos, como alegría, dulzura, plenitud….etc. El cuerpo está habitado por una esencia y una consciencia.  Cada respiración consciente puede ser placentera y expandir nuestra consciencia. En cada respiración hay una posibilidad de acercarnos a nuestra esencia y a la Fuente.
En el acto de saborear la respiración, el cuerpo es imprescindible, saboreamos la respiración con el cuerpo gracias a que la consciencia está ahí, enfocada en lo saboreado.

Cuando tomo una bebida o comida, el sentido del sabor, gracias a la lengua y a sus papilas gustativas me permiten saborear, luego nombro esa cualidad que degusto. Esto mismo sucede en la vida cotidiana, ¿Cómo saboreo la vida? ¿Cómo respiro la vida? para ello hemos de ser consciente de las interrelaciones que acontecen entre nuestro interior y el exterior.

Cuando la inhalación se hace consciente involuntaria o voluntaria, sentimos, cada vez más, la presencia del cuerpo físico (somático) que nos habla de cientos de “saboreos” y experiencias, casi todas ellas son expansivas, como alegría, la gratitud, la fuerza y muchas más.

El acto de respirar nos debe dar alegría.
Alianza entre el aliento y la alegría.
Voy a centrarme en el placer que nos proporciona la mecánica respiratoria, especialmente cuando el sistema está libre de restricciones psicosomáticas, y desde una respiración completa y en un solo tiempo, no en tres como suele enseñarse.
Si le preguntamos a una persona si siente placer cuando respira, posiblemente diga que no se había percatado de ello, o que no siente placer, esto suele ser lo común.

Cuando la mecánica ventilatoria se hace sólo con la caja torácica o sólo con la caja abdominal y/o en tres tiempos, el placer es mucho menor, incluso se puede sentir ciertas emociones negativas e incomodidad física. En definitiva, restan alegría a la hora de respirar.
Si tomamos en consideración la expresión “aliento y alegría” podemos decir que uno es consecuencia del otro, es decir, que el aliento nos da alegría, aunque no siempre es así. Sea porque la mecánica respiratoria esté bloqueada por psicosomatizaciones y nos cuesta respirar, o bien porque no somos conscientes de la respiración. Por otro lado, cuando hacemos un trabajo de liberación de la mecánica ventilatoria, podemos tener más capacidad para sentir alegría cuando respiramos

El acto de respirar en sí mismo nos puede dar alegría si ponemos atención en ello, porque respirar es puro gozo y placer por muchas razones, especialmente si hay consciencia en  la inhalación. Sentimos placer gracias a que todo el tronco, se expande, y sentimos especial placer sobre todo en la caja torácica y, aún más concretamente en el pecho, donde sentimos una sensación pletórica.

También sentimos una sensación agradable de plenitud durante la expansión de la caja abdominal cuando el vientre está libre de tensiones innecesarias. Cumpliendo su función respiratoria libre de tensiones musculares innecesarias, el centro vital de ser humano, el hara o dan dien, así como el ming men o puerta de la vida, serán activados convenientemente, el chi/prana fluirá revivificando la vida que ya hay en nosotros, creando un cuerpo transfigurado y gozoso, adentrándonos en el Gran Océano.

Así mismo, podemos decir que durante la exhalación está el placer de soltar, dejar ir, relajar.
En cuanto a la apnea, existe un gran secreto entre la inhalación y la exhalación. Ser consciente de ella y saborearla, después de una hiperventilación, nos adentra en un grado mayor de expansión de la consciencia, mucho más que la inhalación y la exhalación. En la apnea, se disuelven las polaridades entre la inhalación y la exhalación y se adquiere un grado de unión mayor con uno mismo. La apnea es el anillo de los esposos que representa la unidad

Una mecánica respiratoria natural y libre
Para saborear una respiración plena y libre, esta debe hacerse con una mecánica respiratoria completa y en un solo tiempo (no sólo hinchando la tripa o metiendo la tripa y expandiendo el pecho y/o en tres tiempos).
Una respiración natural significa obedecer y seguir al propio diseño de la mecánica respiratoria y reencontrarnos con su movimiento respiratorio libre, tal como se da en el bebé y en los animales.
Es entonces cuando el tronco se expande por los seis costados (detrás, abajo, delante, derecha, izquierda y arriba) gracias al descenso del aire que entra por la nariz y se dirige hacia la zona lumbar, debido a que el hemidiafragma posterior (que es 2/3 más grande que el anterior) está desbloqueado y desciende en libertad creando un gran vacío de presión permitiendo al aire entrar hacia la zona lumbar.

La consciencia contempla el flujo y reflujo de la marea de la respiración.
Cuánto más atención prestemos al acto de saborear el aire que entra por la nariz fresco y sentirlo cálido cuando sale y soltando el cuerpo, avanzaremos más hacia el centro de la conciencia dándose más integración de las estructuras corporales. Cuanta más consciencia le pongamos a la respiración natural y libre, más sintonía se producirá entre nuestro cuerpo físico y nuestro cuerpo energético. El gran Buda histórico alcanzó la iluminación, estado de nirvana con el Vipassana, plenitud de la consciencia en la respiración y en el cuerpo.

El estado de ánimo y lo afectivo
¿Qué sentimientos son evocados en la marea respiratoria? Un poliedro de sensaciones todas ellas de naturaleza expansiva como la alegría, dulzura, presencia, satisfacción, felicidad, amor, compasión, ecuanimidad, etc.
El sentimiento de alegría está asociado en la MTC (Medicina Tradicional China) con el órgano corazón. Durante la inspiración el pecho también se expande y durante el saboreo del aire que entra, el corazón.
También se expande (junto con su envoltura, el pericardio), dándose un grado elevado de expansión y un estado pletórico. El sentido que suele darse a la expresión pletórica es de rebosante vitalidad, se está lleno en un estado óptimo, por ejemplo “lleno de alegría”, “me siento pletórico” o “me siento a rebosar” describiendo un estado de abundancia saludable.

Zona alta del pecho. El sistema parasimpático y el nervio vago. Todo el tronco ha de expandirse al unísono, cuando la región alta del pecho se expande aún un poco más (y la caja abdominal, también), la alegría y gozo serán mayores.
Cuando la respiración se hace completa, el tronco se expande por sus seis direcciones, se activa el nervio vago; el sistema simpático disminuye su actividad y se activa el parasimpático aumentando la producción de endorfinas y sentimos un estado euforizante

Activación de dos centros energéticos, el dan dien y el ming men, mediante una mecánica respiratoria natural.
Otro modo de incrementar el estado de expansión en forma de enraizamiento, poder, vitalidad y plenitud es mediante la activación del centro vital del ser humano, hara o dan dien y el reservorio de energía: la puerta de la vida o ming men (ambos en el segmento lumboabdominal)  Su activación se produce cuando el diafragma desciende en libertad, especialmente por su región posterior.
Los beneficios que nos aporta una mecánica respiratoria libre, natural y profunda saboreando cada respiración, especialmente la inhalación son muy abundantes, entre ellos: un cuerpo armonioso, salud física y psicoemocional, plenitud, seguridad básica, realidad, estado pletórico y alegría de vivir, joie du vivre.

Carlos Velasco. Psicólogo.

Fuente aquí

Los 5 Ritmos son: Fluido, Staccato, Caos, Lírico y Quietud. Ellos crean un mapa, una ola de movimiento, que está abierta a todo tipo de cambios y transformaciones. Todo proceso creativo en la vida pasa por estos ritmos.

El ritmo Fluido conecta con nuestro cuerpo físico. Crea la apertura a la sensación, al cambio, a la aceptación, a la acogida, a la protección; es un ritmo que conecta con lo femenino.

Ritmo fluido

El ritmo Staccato conecta con nuestro corazón. Hace posible la expresión de nuestros sentimientos. Ayuda a ser claro, conciso y a la toma de decisiones. Crea nuestros límites ayudando a saber decir sí o no. Es el ritmo de las relaciones interpersonales. Es un ritmo que conecta con lo masculino.

Ritmo staccato

El ritmo Caos conecta con nuestra mente. Es el responsable de la liberación de viejos y dañinos patrones mentales. Es la forma de vaciar la mochila de lo antiguo y prepararse para lo que el mundo te ofrece. Es el ritmo donde lo femenino y lo masculino se unen.

Ritmo caos

El ritmo Lírico conecta nuestro cuerpo con nuestra mente y nuestro corazón. Ayuda a pensar, sentir y actuar en la misma dirección. Nos permite ser honestos y consecuentes en cada actuación.

Ritmo lirico

El ritmo Quietud conecta nuestra respiración con cada acción. Crea el espacio para ser capaces de reconocer nuestra esencia en el otro. Los límites se rompen y todos somos lo mismo. En este nivel tomamos consciencia de lo que realmente necesitamos y consecuentemente lo que necesitan los demás. Se entra en el arte de dar y recibir. De ser quien somos sin juicios que bloqueen nuestros sueños. Es el ritmo que abre el abanico a toda posibilidad.

Ritmo quietud

Son tan naturales para el cuerpo porque son parte de la naturaleza. Se relacionan con los 5 elementos (tierra, fuego, agua, aire y éter o espacio) y esto hace que no haya exclusión, todo es como ha de ser, todo tiene permiso para manifestarse.

¿En qué se basa la práctica de los 5 ritmos?

Los 5 Ritmos son una práctica de movimiento muy diferente a cualquier tipo de danza a la estamos habituados. Ha sido creada por Gabrielle Roth, bailarina, psicoterapeuta, filósofa, escritora, investigadora del proceso creativo del movimiento corporal, directora artística, residente en Nueva York.

Se trata de una práctica donde no hay ninguna clase de juicio o norma que interfiera en el proceso de cada persona.

Todo proceso natural y creativo pasa por un ciclo de 5 Ritmos. A través del movimiento podemos llegar a su pleno conocimiento integrándolos de tal forma que nos haga conscientes de cada estado que atravesamos en nuestra vida.

Se puede hablar de una forma de meditación activa mediante el movimiento. El cuerpo es nuestro instrumento. Llevando nuestra atención a cada una de sus partes, conseguimos que la mente se focalice en ellas. Así nos convertimos en un cuerpo en movimiento donde todos los pensamientos y bloqueos se transfieren al cuerpo físico para que osteriormente éste actúe de una forma libre, sanadora y muy divertida expresando todo lo que se está sintiendo.

Una forma sencilla de describirlo sería: “es un camino para encontrar nuestro cuerpo, conocerlo, relacionarnos con él, sentir sus necesidades, sus virtudes, y todo aquello que rechaza. Y una vez conseguido pasar a la relación con el otro y de ahí abrir el campo de acción con el mundo.”

La danza es el medio para llegar a profundizar en lo que somos y poder integrarnos en el mundo. La diversión es hoy en día la mejor medicina para relajar nuestra mente ante cualquier bloqueo, frustración, o temor. La música nos ayuda a conectar con los ritmos y a través de ellos encontramos como las emociones y los pensamientos no son más que una vía para poder expresar quienes somos.

Cada uno de los ritmos tiene asignado una emoción, una parte del cuerpo como motor, una etapa del ciclo de la vida, una energía, un tipo de respiración, un tipo de personaje, etc. Por lo que trabajando con ellos indirectamente sanas todo lo que se le asocia. Por ejemplo, si trabajamos con el ritmo fluido, el primero de los ritmos, entramos en contacto con nuestro lado femenino. Comenzamos a conocer cada una de las partes de nuestro cuerpo, tomamos contacto con el suelo, con el movimiento continuo, con nuestra piel, con nuestros pies, jugamos con nuestro desequilibrio, etc. Como resultado de esta danza, podemos observar como hemos tomado contacto con nuestro miedo inconscientemente, y en cualquier momento de nuestra vida que éste se nos presente nuestro cerebro habrá creado otros caminos neuronales distintos que le ayudarán a pasar a la acción observando múltiples posibilidades que saltan el obstáculo de ese miedo paralizante anterior.

Otra de las virtudes de este trabajo es que es una práctica en la cual todo el mundo es válido y la integración y relación con el compañero y con el grupo es un hecho muy importante y utilizado en ella. El carácter individual de cada uno sale reforzado por el trabajo y el contacto con el grupo, donde la igualdad y la individualidad van de la mano. La atmósfera se unifica se crean lazos de comprensión tan profundos que el sentido de comunidad descarta todo pensamiento basado en juicios y discriminaciones.

Fuente: Aquí

¿Te suena familiar ?

No tengo tiempo, no puedo,

si lo hago me odiarán,

no se como hacerlo,

siempre tengo mala suerte,

no vale la pena, no es el momento,

ya es tarde,

me faltan recursos económicos …..

Estas son las excusas mas frecuentes. Romper la rutina cuesta,

pero no es imposible.

Cuando digo : no tengo tiempo, significa muchas veces, no tengo ganas o no
es suficientemente importante para mí. Un día el tiempo ya no te tendrá.
Solo tenemos control sobre lo que se hace dentro de este tiempo, pero no
podemos controlar el tiempo.

Doy prioridades a cosas que me son familiares y salir de esta „comodidad“
requiere disciplina, no viene regalado.

A veces lo comparo con la tabla de multiplicar, hay que aprenderla de
memoria, no hay otra opción.

Lo mismo pasa con la rutina, hay que poner voluntad, solo no va a cambiar
nada.

Otra excusa que escucho con frecuencia es : No puedo.

Un „ no puedo“ es a menudo un „no quiero“.

¿Realmente lo has probado suficientemente?

¿Has pedido ayuda?

¿Te has informado bien?

Todos hemos aprendido de andar, aunque nos hemos caído cientos de veces y
nunca nos ocurrió decir: no lo voy a lograr, lo dejo! No! lo hemos intentado
una y otra vez , hasta conseguirlo.

La motivación es algo esencial. Hay que rodearse también con gente motivada
y disciplinada que apoyan tus visiones. Es casi imposible cambiar, cuando tu
entorno no cree en ti y te ponen trabas constantemente.

Las resistencias al cambio, también tienen que ver con:

¿Que van a pensar de mi? Es muy egoísta hacer lo que quiero, o no puedo
defraudar a los demás!

Todo esto son creencias que te frenan.

¿Te pones en tu vida siempre al final de la cola? ¿ Te parece que los demás
son mas importantes que tu? Si piensas así, entonces esto tiene un precio,
cuando no hacemos lo que sentimos, crece la frustración y la rabia. Es como
si llenaras un barril con esas emociones negativos y un día, menos esperado
reaccionas totalmente incontrolado, que al final te causa justo estos
problemas que querías evitar.

 

La opinión que tienes de ti misma se refleja en la gente de tu entorno. Si
puedes verlo así, se convierte en una gran ayuda. Entiendes que la gente que
te rechaza te pone en contacto con tu propio rechazo hacia ti.

Te abre una puerta hacia la libertad, porque de repente ya no te sientes
víctima o que no puedes hacer nada para cambiar tu vida.

 

Así que rompe tus reglas, sal de tu „zona de confort“ y prueba nuevos
caminos.

Si necesitas ayuda ponte en contacto conmigo.

No esforzarse. Es posiblemente la actitud más paradójica pues, aunque meditar exige un esfuerzo, los mayores beneficios llegan del no esfuerzo.
Se trataría más bien de no esforzarse por alcanzar resultados, de conseguir objetivos (calmar un dolor, tranquilizarse, hacerse mejor persona) y aceptar las cosas tal como son y como se van presentando, poniendo más énfasis en el proceso.
Sería algo así como meditar no “para” si no “porque” (no medito “para” calmar este dolor, si no “porque” siento dolor), asumiendo una postura humilde y compasiva; sin intentar llegar a ninguna parte pues ya se está aquí.
Se puede entender también como un “no-hacer” y simplemente “ser”, una forma de contrarrestar la tendencia que tenemos a hacer constantemente cosas.
Y como aún así, el concepto de “no esfuerzo” sigue siendo complejo, habitualmente se sugiere “tirar por el camino de en medio”, ni mucho esfuerzo, ni poco esfuerzo.

La escucha consciente es un acto de atención y generosidad hacia el otro. Es asimismo un acto de hospitalidad, pues a través de la escucha cedemos un espacio en la mente y en el corazón, y eso se parece al hecho de acoger a un huésped invisible y hacer un hueco en el que éste quepa.

 

Escuchar es también una incursión en la interioridad del otro al tiempo que se trasgreden y amplían los propios límites. Quien escucha, apacigua su alma.

Para escuchar necesitamos neutralizar las interferencias interiores y exteriores que obstaculizan el encuentro con el otro. Y para ello tenemos que hacer el acto deliberado de escuchar.

En dicha escucha generamos un espacio en el que pueden manifestarse las emociones y revivirse los recuerdos, percibirse las intuiciones y abrirse paso a la libradora comprensión que en sí misma constituye el objetivo profundo del proceso de ayuda.

Como seres humanos, tenemos la necesidad primigenia de ser escuchados y, en este sentido, la escucha posee un gran poder terapéutico. Esto se manifiesta gracias a que la escucha profunda genera un espacio libre de juicios y pleno de aceptación, un espacio que permite al escuchado recorrer por sí mismo el camino interior de una ampliadora comprensión.

 

Escuchar es recibir incondicionalmente lo que la otra persona expresa; es, en este sentido…

“Una expresión de amor” (Tara Brach).

fuente 

“Puedes tocar la eternidad en el momento presente y el cosmos en la palma de tu mano”
Thich Nhat Hanh

El Mindfulness es un camino que nos conduce hacia nosotros mismos, abriéndonos a la vida, al corazón pleno, mediante el cultivo de la Atención, la Observación y la práctica de la Meditación. Desarrolla en nosotros la comprensión y la sabiduría, el arte de vivir conscientemente el aquí y ahora sin juzgar, con apertura, amabilidad y amor. Sentir el momento presente, dejar que la vida nos penetre, conectar con nosotros mismos, el mundo… en el instante. Aprender a observar nuestras acciones, nuestros pensamientos, emociones , nuestras reacciones… nos despierta a una Conciencia más amplia, espaciosa y sabia… extendiéndose a toda nuestra vida. Así podemos apreciar la riqueza, la grandeza y el esplendor de nuestros momentos presentes. Así entramos en contacto con nuestras posibilidades, la capacidad coherente y creadora de nuestro pleno potencial.

Dejar de funcionar con el piloto automático de nuestra mente para actualizar el piloto manual, nos ayuda a ver las causas, los efectos y la interconexión de todas las cosas.

La Meditación es estar dispuesto a escuchar con atención tu propia voz, tu propio corazón, tu respiración. No se trata en expulsar ni luchar contra tus pensamientos. Se trata de darles espacio, observarlos y dejarlos ir. Es permitirte estar donde estás, presente para ti, aquí y ahora. Meditar es ser testigo imparcial de ti mismo, de tu propia experiencia, sin tener que ir a ningún lado, sin esperar nada mejor, ni hacer nada especial. Permitirte ser, en ese instante.

Mindfulness es apertura, aceptación, escucha y soltar. Mindfulness es llegar a ser uno mismo y dejar de ser lo que uno no es. La atención Plena nos ayuda a entrar en contacto con las plenitud de nuestro ser por medio de la autoobservación, la autoindagación y la acción atenta.

Nuestro cuerpo es un campo de entrenamiento perfecto. Está siempre con nosotros. Nuestra respiración es la gran maestra y a la vez esa doctora que nos estabiliza ante una conflicto, una tormenta emocional. Nuestra respiración es un soporte excelente, el aterrizaje directo al momento presente, el eficaz anclaje al aquí y ahora, la maestra para aprender el cultivo de nuestra atención y observación.

Nuestra vida, la vida…transcurre en el ahora, en cada nuevo instante.

Observamos el cuerpo, el funcionamiento de la mente, nuestras emociones fluctuantes… y así nos damos la posibilidad de conocer y saber que nos sucede, comprendernos, acogernos y liberarnos.

“Tu Conciencia es un espacio inmenso en el que vivir”
Jon Kabat-Zinn

A cada instante se nos ofrece la oportunidad de despertar, de volver a nacer.
Ser amables, bondadosos despierta nuestra compasión, nuestro amor innatos. Esta es una condición esencial para establecer contacto con nosotros. La expansión y apertura de nuestro corazón nos conecta con la alegría inherente de vivir.
Mindfulness despierta nuestra conciencia, la cual permanecía dormida y aparentemente ausente. Confiar, en la vida, en el propio potencial interior.

“Sólo amanece el dia para el que estamos despiertos”
Henri David Thoreau

Despertar al ahora, amarnos a nosotros mismos, sanar nuestra percepción y cambiar nuestras lentes borrosas para ver la realidad con una nueva mirada, unos nuevos ojos de la mano de nuestra Conciencia sin alejarnos de nuestro cuerpo, nuestra respiración y de este corazón que entre todos compartimos en el momento presente.

“El verdadero viaje al autodescubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en mirar con ojos nuevos”
Marcel Proust

No somos nuestros pensamientos, nuestras emociones ni nuestro dolor. Ese es nuestro camino, nuestro viaje hacia el encuentro de nosotros mismos. Cada instante es un nuevo paso hacia ese destino interior, hacia la liberación del sufrimiento desde la conciencia del momento presente.

Fuente Aquí

La paciencia es una forma de sabiduría.

Demuestra que comprendemos y aceptamos el hecho de que, a veces, las cosas se tengan que desplegar cuando les toca. Un niño puede intentar ayudar, rompiendo la crisálida, a que una mariposa salga, aunque, por regla general, la mariposa no resulte en nada beneficiada por el esfuerzo. Cualquier adulto sabe que la mariposa sólo puede salir al exterior cuando le llega el momento y que no puede acelerarse el proceso.

De la misma manera, cuando practicamos la atención plena, cultivamos la paciencia hacia nuestra propia mente y nuestro propio cuerpo.

De forma expresa, nos recordamos que no hay necesidad alguna de impacientarnos con nosotros mismos por encontrar que nuestra mente se pasa el tiempo juzgando, o porque estemos tensos, nerviosos o asustados, o por haber practicado durante algún tiempo sin aparentes resultados positivos.

Nos hemos concedido un espacio para tener esas experiencias. ¿ Por qué? ¡Porque de todas maneras las vamos a tener¡ Cuando lleguen constituirán nuestra realidad, serán una parte de nuestra vida que se despliegua en ese momento, de modo que tratémonos a nosotros mismos tan bien al menos como trataríamos a la mariposa.

¿Por qué pasar a la carrera en algún momento para llegar a los demás, a otros “mejores”?. Después de todo, cada uno de ellos constituye nuestra vida en ese instante.

Cuando practicamos estar así con nosotros mismos, estamos destinados a encontarnos con que nuestra mente posee “ una mente propia “.

Una de las actividades favoritas de la mente es vagar por el pasado y el futuro y perderse en pensar. Algunos de sus pensamientos son agradables: otros, dolorosos y generadores de intranquilidad. En cualquiera de los casos, el mero hecho de pensar ejerce un fuerte tirón en nuestra conciencia. La mayoría de las veces, nuestros pensamientos arrollan nuestra percepción del momento actual y hacen que perdamos nuestra conexión con el presente.

La paciencia puede ser una cualidad especialmente útil para invocarla cuando la mente está agitada y puede ayudarnos a aceptar lo errático de ésta recordándonos que no tenemos por qué arrastrarnos a sus viajes. En realidad, nos ayuda a recordar que lo que es verdad es precisamente lo contrario.

Tener paciencia consiste sencillamente en estar totalmente abierto a cada momento, aceptándolo en su plenitud y sabiendo que, al igual que en el caso de la mariposa, las cosas se descubren cuando les toca.

FUENTE: Kabat-Zinn, John (2.004): “Vivir con plenitud las crísis”. Editorial Kairos

Estas son algunas de las propuestas para los primeros meses del año entrante y os invitamos a participar de ellas. Es nuestra pequeña aportación para hacer de este mundo un espacio más acogedor.
Siempre seréis bienvenidos!!
PROXIMAS ACTIVIDADES 
ENERO
dia 13
KUNG FU PARA NIÑOS con Gerard izquierdo (Inici trimestre)
Práctica que ayuda al desarrollo de las capacidades motoras de los niños
dias 16 y 17
LA INTELIGENCIA COSMICA NIVEL II con Bernard Grangeteau Ducongé
La inteligencia còsmica nos conduce a encontrar nuevamente nuestra esencia original
dia 18
SOM DONES, SOM MARES (Inici)
Un tiempo para expresar, sentir y conectar con nosotras y entre nosotras.
dia 21
PSICOTERAPIA RESPIRATORIA, Taller de iniciación
dia 23
SER MUJER DESPUES DE LOS 40. La Menopausia. Haz de ella tu aliada
dia 24
CREIXER i SABER-SE Espacio infantil para niños entre 5 y 12 años
RESPIRAR BIEN PARA VIVIR BIEN Charla informativa
dia 31 EL COACH Y LA RUEDA DE LA VIDA Charla informativa
FEBRERO
dias 6 y 7
CURSO DE REIKI USUI HUMANISTICO NIVEL I Reiki tradicional con herramientas complementarias (Constelaciones, PNL y Aurasoma)
dia 11
PSICOTERAPIA RESPIRATORIA, Taller de iniciación
dia 13
TRIENA. CONSTELACIONES FAMILIARES Intervención terapéutica que permite observar los comportamientos del sistema familiar.
dia 20
EL CLOWN QUE HAY EN TI Taller para conocer a nuestro clown interno. Él nos ofrece la libertat para ser auténticos.
dia 21
CREIXER i SABER-SE Espacio infantil para niños entre 5 y 12 años
dies 27 y 28
LA INTELIGENCIA COSMICA NIVEL III con Bernard Grangeteau Ducongé La inteligencia còsmica nos conduce a encontrar nuevamente nuestra esencia original

Tshunulama era una muchacha que sentía su corazón esclavizado por una relación de amor. Y por más lágrimas que sus ojos derramaban, y por más que su mente le decía que tenía que soltar y nacer a la verdadera independencia, su corazón no sabía cómo salir del torturador apego que padecía. Noche tras noche, tan solo experimentaba un recuerdo obsesivo de aquel hombre ante el que se sentía ignorada y humillada.
Tshunulama se había convertido en una esclava del recuerdo, agarrada a una cuerda de su memoria, de la que no podía soltar su mano aferrada. Soltar…Tan sólo de pensarlo el miedo aterrador la invadía.
Pero un buen día soñó con un anciano de ojos profundos y de mirada familiar y sabia que le decía:
–Basta, no temas, suelta la cuerda que ata tu vida y esclaviza tu alma.
–No puedo– respondió Tshunulama, viéndose a sí misma colgada de aquella cuerda–. Me da miedo, caería, siento que me moriría… es superior a mí.
–No es así –contestó él–. Desde que tu corazón se siente esclavo, has dejado de vivir tu propia vida. Eres capaz de soltar. Cuando lo hagas, sabes en lo más profundo que sentirás un gozo intenso y la paz que mereces.
Tshunulama sintió que podía ver con claridad sus miedos:
–“¿Deseo realmente la libertad y la autonomía como para arriesgar lo que tanto aprecio? ¿Cómo puedo estar segura? ¿Qué quiero realmente de la vida? ¿Para qué he nacido?”. Sin darse cuenta, su mente se ensanchaba… Poco a poco, comenzó a sentir sus dedos más sueltos y empezó a permitir que algo profundo aflojara su mano aferrada, mientras sentía una brisa de paz.
Confiando en su intuición, aflojó el último dedo y, de pronto, observó que nada sucedía. Comprobó que permanecía exactamente donde estaba, y entonces se dió cuenta, atónita, de que había estado todo el tiempo sobre el suelo. Sus miedos tan sólo habían existido en su mente… Podía salir, abrir puertas y ventanas, y respirar la fuerza de la vida en su interior. Todo el Universo renacía en el rostro sonriente de una nueva Tshunulama.

Extraído del libro Cuentos para aprender a aprender, de José María Doria (Gaia Ediciones).

Nos cuidamos como padres para saber cuidar a nuetros hijos

BIENVENIDOS A LA VIDA!

Compartiendo nueva maternidad
Hablaremos de las propias necesidades y de como conseguir el equilibrio que nos permitirá, desde un amor limpio, relacionarnos con nuestros niños.

El arte de ser padres
Un espacio de cuidado para los que cuidan. Aprendiendo y compartiendo ser padres

Disfrutamos en familia
Actividades diversas que sirven para explorar sensaciones y emociones en un espacio familiar y colectivo a la vez.