Tag: mantras

Por David Ayllon

Las Técnicas de Yoga  un sistema de auto conocimiento que empieza por el cuerpo físico, desbloqueando y dándonos la oportunidad de ser conscientes de nuestra postura, respiración y pensamientos.

Las clases prácticas, no por casualidad, utilizan herramientas de hace miles de años que siguen siendo útiles e intentan crear nuevos hábitos desde una base mágica, que es el “parar a observar”, manteniéndonos en el momento presente y observando las limitaciones y dificultades que van apareciendo sin querer cambiar nada, sólo poniendo conciencia, y así, de una manera indirecta, se van deshaciendo tensiones y bloqueos físico-energéticos.

Esto nos va llevando a la relajación final, donde se integra la sesión, y experimentamos  paz interior y un contacto íntimo con un Yo más auténtico, más cercano a nuestra esencia, que está más allá de nuestra personalidad donde llegamos sin añadir nada, sólo dejando caer todo lo  que sobra, cosa a la cual podemos recorrer siempre que deseamos y a partir de aquí somos libres de empezar a añadir peso a nuestra mochila o no.

Algunas personas llegan con la creencia que el yoga no es por ellos porque tienen dificultad de movimiento, poca flexibilidad, o dificultad de concentración, y en verdad no se trata de llegar en ninguna parte, ni siquiera hacerlo bien, lo más importante es la actitud, sólo darte cuenta de los pensamientos que van viniendo y a pesar de esto redirigir la mente al que estás haciendo en el momento presente

Acompañado de las instrucciones del profesor es un despertar, esto es el primero que aprendemos, se puede aplicar a todos los aspectos de la vida y con una práctica constante se va instalando despacio, y del mismo modo que observamos el cuerpo y la respiración, aprendemos a observar la mente como una herramienta de pensar, un poco loca, y cuestionar los pensamientos válidos de los que no lo son, es todo un camino donde te puedes quedar sólo con los beneficios físicos y mentales o profundizar hasta  donde quieras.

Simplemente con esta invitación a vivir equilibradamente el mundo interno además del externo y aprender a escuchar los mensajes que nos da constantemente nuestro cuerpo, tenemos la oportunidad de escoger la respuesta que queremos dar a los estímulos, pudiendo utilizar herramientas para calmar las emociones, como la respiración o los mantras y diferentes limpiezas o kriyas que ayudan a que fluya la energía más fácilmente a nuestro cuerpo.

La palabra Yoga quiere decir unión y todas sus técnicas van orientadas a llevar a cabo el Sanatana Dharma o eterno deber de todo ser humano, que es lo conocerse a si mismo, poder encontrar la paz y el silencio mental necesario porque se pueda producir la meditación, que es el estado de Yoga, unión consciente con la Vida que somos.

Todos conocemos estados en los cuales nos sentimos en plenitud, en paz y armonía con lo que somos, que normalmente dependen de elementos externos, por ejemplo una buena noticia, estar en la naturaleza, sentirse estimado, etc. estas sensaciones siempre son internas y el yoga nos brinda la oportunidad de mantenernos cada vez más en estos estados indiferentemente del que pase.

El primer paso es darte cuenta que tu bienestar depende sólo de tí  puesto que las cosas son lo que son,  las aceptes o no, hay una pregunta que me ayuda en momentos bajos …

que me impide ser completamente feliz en este momento? … al cambiar la visión empiezas a atraer cosas positivas.

Yoga sólo hay uno y todas las palabras que preceden (hatha yoga, kundalini yoga, asthanga yoga, etc) son los diferentes caminos o herramientas que se utilizan para llegar al mismo fin.

1 comments

Un mantra puede ser una sílaba, una palabra o una frase pronunciada en una de las lenguas sagradas (como el sánscrito o el gurbani) o a veces el español, y eleva o modifica la conciencia a través de su significado, sonido, ritmo y tono.

Los mantras desempeñan un papel muy destacado en kundalini yoga, ya que producen un efecto inmediato y muy eficaz. “Mantra” significa “hacer vibrar la mente”, pues se trata de la proyección del sonido. Los mantras se enmarcan en un conjunto de enseñanzas conocidas como “Shabad Guru”. “Shabd” significa “lo que corta el ego”, mientras que “guru” significa “lo que lleva de la oscuridad a la luz”. Se suele creer que “guru” significa “profesor”. Un guru puede ser un profesor,  pero en esencia la palabra se prefiere al viaje, que consiste en ir descubriendo el conocimiento. Una persona se convierte en guru cuando posee ese conocimiento, que sólo será la clave para la transformación si la persona lo enseña.

El ego no constituye un aspecto negativo de nosotros mismos, sino que simplemente nos limita y descuida. Cuando uno se aferra al ego como si constituyera su verdadera naturaleza, siembra dolor, infelicidad y problemas. Nuestra auténtica realidad está más allá del ego; nuestra auténtica realidad es muy abundante yno conoce fronteras. Colocarse en el ojo del huracán es lo más seguro para escapar de la destrucción. En una época de cambios en la que reina el caos, hay que ir al centro de la tormenta. Para ello, hay que utilizar la mente neutral, que sofoca las reacciones conscientes y subconscientes al ego. Shabd Guru transforma a la persona eliminando barreras que erigen las necesidades del ego.

Al utilizar los mantras la conciencia asciende al nivel del rey y los ángeles se convierten en nuestros servidores. las palabras tienen mucho poder. Todo lo que uno dice pasa a formar parte de los Registros Akásicos y luego se le devuelve. Los Registros Akásicos almacenan la energía de cada palabra, deuda , acción y reacción que se hayan pronunciado o producido nunca. Todo lo que ha sucedido en el mundo ha quedado registrado energéticamente y este proceso seguirá produciéndose mientras haya vida.

Uno recoge lo que siembra: es una ley universal.

Los mantras nos permiten neutralizar los pensamientos, lo que resulta indispensable para limpiar la mente subconsciente.

La ciencia del Naad

Algunos de los mantras se recitan en Gurbani, un idioma basado en la milenaria ciencia del Naad. En el paladar superior de la boca tenemos 84 puntos meridianos. Al golpear el paladar con la lengua se estimulan. al mismo tiempo, el movimiento rotatorio de la lengua estimula determinadas zonas del hipotálamo; esto activa la secreción de las glándulas pituitaria y pineal y modifica la composición química del cerebro. la mayor presencia de la secreción de estas glándulas en el cerebro equilibra la personalidad, el carácter y la psique.

Cuando una persona pronuncia una palabra positiva, se fortalecen el cuerpo y el aura. Las palabras negativas, en cambio, debilitan. Hablar mal de uno mismo o de los demás destruye. Nuestra felicidad depende de nuestra capacidad para concentrarnos en pensamientos elevados.

Todos nuestros pensamientos están formados por frecuencias vibratorias. Las ondas de pensamiento determinan el programa que “ejecuta” la mente. El programa que decidamos seguir se convertirá en nuestra vibración y eso es lo que proyectaremos a los demás. Podemos elegir lo que elegimos ser siempre que queramos.

Al recitar un mantra, elegimos invocar el poder positivo que contienen sus sílabas. La corriente sonora puede acabar con casi cualquier pensamiento negativo de la psique. No importa que no entendamos su significado. Estamos creando, con cada palabra que pronunciamos, con cada pensamiento que pensamos. Cada vibración que enviamos nos acaba siendo devuelta.

“El Universo es el Uni-Verso. Somos todos un único sonido”

El día 20 de Diciembre hemos preparado una experiencia para unirnos y adentrarnos en el espíritu navideño de una forma diferente, amena y más espiritual.

A través del Kirtan, (alabanza o glorificación en lengua sánscrita) aprenderemos y realizaremos el canto de diferentes mantras, armonizando nuestras voces, siendo conscientes de nosotros y nuestro entorno, encontrando un nuevo sentido a la Navidad. Sin miedo y sin vergüenza alzaremos las voces para dar la bienvenida a la Navidad. Guiados por la cantante Carme Nalini de 19:30 hasta las 21:30horas.

¡Esperamos vuestra asistencia y compartir todos juntos una tarde de profundas vivencias!