Tag: Psicología Energética

¿Te suena familiar ?

No tengo tiempo, no puedo,

si lo hago me odiarán,

no se como hacerlo,

siempre tengo mala suerte,

no vale la pena, no es el momento,

ya es tarde,

me faltan recursos económicos …..

Estas son las excusas mas frecuentes. Romper la rutina cuesta,

pero no es imposible.

Cuando digo : no tengo tiempo, significa muchas veces, no tengo ganas o no
es suficientemente importante para mí. Un día el tiempo ya no te tendrá.
Solo tenemos control sobre lo que se hace dentro de este tiempo, pero no
podemos controlar el tiempo.

Doy prioridades a cosas que me son familiares y salir de esta „comodidad“
requiere disciplina, no viene regalado.

A veces lo comparo con la tabla de multiplicar, hay que aprenderla de
memoria, no hay otra opción.

Lo mismo pasa con la rutina, hay que poner voluntad, solo no va a cambiar
nada.

Otra excusa que escucho con frecuencia es : No puedo.

Un „ no puedo“ es a menudo un „no quiero“.

¿Realmente lo has probado suficientemente?

¿Has pedido ayuda?

¿Te has informado bien?

Todos hemos aprendido de andar, aunque nos hemos caído cientos de veces y
nunca nos ocurrió decir: no lo voy a lograr, lo dejo! No! lo hemos intentado
una y otra vez , hasta conseguirlo.

La motivación es algo esencial. Hay que rodearse también con gente motivada
y disciplinada que apoyan tus visiones. Es casi imposible cambiar, cuando tu
entorno no cree en ti y te ponen trabas constantemente.

Las resistencias al cambio, también tienen que ver con:

¿Que van a pensar de mi? Es muy egoísta hacer lo que quiero, o no puedo
defraudar a los demás!

Todo esto son creencias que te frenan.

¿Te pones en tu vida siempre al final de la cola? ¿ Te parece que los demás
son mas importantes que tu? Si piensas así, entonces esto tiene un precio,
cuando no hacemos lo que sentimos, crece la frustración y la rabia. Es como
si llenaras un barril con esas emociones negativos y un día, menos esperado
reaccionas totalmente incontrolado, que al final te causa justo estos
problemas que querías evitar.

 

La opinión que tienes de ti misma se refleja en la gente de tu entorno. Si
puedes verlo así, se convierte en una gran ayuda. Entiendes que la gente que
te rechaza te pone en contacto con tu propio rechazo hacia ti.

Te abre una puerta hacia la libertad, porque de repente ya no te sientes
víctima o que no puedes hacer nada para cambiar tu vida.

 

Así que rompe tus reglas, sal de tu „zona de confort“ y prueba nuevos
caminos.

Si necesitas ayuda ponte en contacto conmigo.

La Psicología Energética (P.E.) nos permite reequilibrar el sistema energético del cuerpo y en poco tiempo es capaz de cambiar la vida de una persona, gracias a la Plasticidad Neurológica de nuestro cerebro. 

La P.E. es una herramienta de trabajo muy efectiva y poderosa. A lo largo de los años todavía me sorprende como puede en poco tiempo cambiar la vida de una persona. La P.E. consiste en varias técnicas con el objetivo de eliminar problemas emocionales y físicos, reequilibrando el sistema energético del cuerpo. La teoría de esta técnica es: “La causa de todas las emociones negativas son un trastorno de la fluidez en el sistema energético del cuerpo”. ( GaryCraig)

En mi trabajo uso el tapping ( EFT de Gary Craig) el protocolo de un punto ( Fred Gallo) la kinesiología , EMDR ( Francine Shapiro), ejercicios energéticos ( Donna Eden), interpretación de sueños , la hipnosis y la psicología respiratoria. Hoy se sabe que los pensamientos producen una reacción química en el cerebro que se puede medir con el EEG. El simple hecho de recordar una situación, hace reaccionar emocionalmente lo que provoca un cambio neuronal en el cerebro. La capacidad del cerebro de cambiar su estructura según su actividad, se llama Plasticidad Neurológica.

Intento elegir el método más adecuado para cada persona. Influye también la creencia y la voluntad de querer cambiar. Trabajo con un Oncólogo y mis pacientes tienen en la mayoría cáncer. Considero que un cáncer es un conflicto no resuelto. En muchos casos la persona no es consciente del impacto que puede causar en el cuerpo un desequilibrio emocional. Cada cáncer tiene un perfil emocional. Por ejemplo, el dicho “se me encoje el estómago” dice mucho sobre la situación de la persona. Algo pasa en su entorno que no puede digerir .

Por mi experiencia no sólo la terapia cura a la persona. La alimentación, el ejercicio, el movimiento al aire libre y sentirse contento con su vida, son imprescindibles para una buena salud.

Uno de los problemas más frecuentes es la falta de comunicación. Sobre todo con la pareja. No hay transparencia en lo que decimos. Cuando no nos gusta algo, en vez de decir lo que sentimos en ese momento, queremos defendernos y atacamos a la otra persona. Lógicamente la persona en cuestión se defiende. Rápidamente la conversación coge una dinámica donde no podemos salir. El ego quiere ganar y pagamos un precio muy alto: estrés, nervios, rabia tristeza etc.

La P.E. ayuda a equilibrarnos rápidamente. Cuando la persona aprende a hablar más sobre sus sentimientos, notará un cambio radical en su entorno. Es un arte comunicarse bien y con un poco de consciencia se aprende rápidamente. Ponemos muchas excusas para seguir con las viejas costumbres. Pero solo hace falte un poco más de consciencia y esfuerzo para obtener otro resultado. Einstein definió la locura así: “Haciendo siempre lo mismo, esperando otro resultado”. 

Me encantó otra cita de Charlie Chaplin que refleja mucho la falta de fe en nosotros mismos y cómo cambiarlo: “Cuando empecé de amarme, entendí que cada momento es el tiempo correcto y el sitio adecuado ,que todo lo que pasa está bien. Desde entonces podía estar tranquilo”. La P.E. es una herramienta sin contraindicaciones, que nos ayuda a superar esos miedos que de alguna manera, limitan nuestras vidas.

Que es EMDR

En 1987, Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación (Shapiro, 1989) con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR. EMDR reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Estrés Post Traumático en estos sujetos.

En el proceso con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. El paciente describe el incidente traumático, a partir del cual es ayudado por el terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustian de dicho incidente. Mientras el paciente hace movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral) le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos. El terapeuta interrumpe los movimientos oculares cada tanto para asegurarse que el paciente esté procesando adecuadamente.

La estimulación bilateral puede ser:
a) visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta);
b) auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos)
c) kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos o los hombros del paciente). Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

El terapeuta guía el proceso, tomando decisiones clínicas sobre la dirección que debe seguir la intervención. La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una “resolución adaptativa”.

En las palabras de Francine Shapiro, esto significa:

a) una reducción de los síntomas; b) un cambio en las creencias y c) la posibilidad de funcionar mejor en la vida cotidiana.

El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos:

  1. Experiencias de vida temprana;
  2. Experiencias estresantes del presente y
  3. Pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.