In response to the DOULA REPORT General Nursing Council On Monday February 16

I’m Doula, ACCOMPANIED the families decide what THEM. I love what I do and it is a privilege to accompany families emotionally at this important moment … .Ojalá had known before the existence of doulas!

 What is a doula?
We are women, mostly mothers, who accompany other women on their way to motherhood. Our fundamental task is to provide emotional support during pregnancy, childbirth and the postpartum period.
Although doulas do not yet have an academic background regulated, we do have specific training that covers basic knowledge on physiology of pregnancy, childbirth and postpartum …
Doulas arise, along with other support groups to regain the support network for women, to recover the reality of motherhood as a life crisis in the life of a woman, and reclaim the space and proper position.

From the full and absolute respect the wishes and choices made by the family …
… Accompanied during pregnancy, birth planning and preparations. Enhance be aware of the changes taking place, listen to questions and concerns of the mother and family.
… Accompany the requirements and needs of parents at the time of delivery.
… Accompanied in the postpartum with respect and empathy, infancy, reorganization household and parenting.

Testimonials:
January 2011 – Clara
Dear Caroline: There have been many times I’ve thought of you after the birth of Sofia. And I always come to the same conclusion. Without you I would not have succeeded. You will make nine months. And it was much more. Your work was impeccable. You know at all times what I wanted you anticipated every need. You were an ally in the fight against my ego, myself, against my fears. Did not let me down, but let me win. Your presence was reassuring. The experience has inspired. It has changed my life. I can never express in words the gratitude I have for you. Thank You.
October 2011 – Virginia
I wanted to thank Caroline for the support she received from my husband and I in one of the most important moments of our lives. It helped us move from fear and uncertainty to confidence, especially in ourselves,
August 2012 – Melissa
Fromthefirstphoneconversationwehad I justknewshewastherightsupport I waslookingfor. And I wasright – she has helped me navigatethe sea of ​​emotional and physicalchangesthatoccurredduringpregnancy. There are notenoughwordstoexpressmylevel of gratitudetothesupport and confidence Caroline provided me. I hadanamazingbirthexperienceeventhoughitwas a C section.
January 2015 – Freddy Vane
Hello we are Vanessa and Freddy. Months ago we decided to hire a doula and Caroline as experience has been and is being great. We told you that: We return back, we are in the 26th week of pregnancy. So far we are going to classes antepartum where we receive concrete information on pregnancy and lactation, but little or no emotional level. Emotional And we do not mean only the famous postpartum depression if not how to manage our new family. One day we attended a talk by Caroline on its role as a doula and 10 minutes we knew we were going to hire. Suddenly we find answers to questions like How am I going to tell my mother and my mother’s mother now am I? (Something that oddly uneasy all pregnant women in that room) or What is my role as a father in a home? These responses were realistic, emotionally specific and based on years of experience.
Now, just one month ago was born our first and precious daughter, Vega. During this time our lives have changed a lot but thanks to the support of Caroline are directing as we want and above all are enjoying our daughter.

In Doula MakestheDifference by Nugent, published in Mothering Magazine, March-April1998 – Scientific studies have shown that emotional support provided by the doula, translates into results on the development of important labor as:

During labor and birth:
reduction of cesarean rate by 50%.
reducing the duration of labor by 25%.
reduction in epidural requests 60%.
30% reduction in use of analgesia.
40% reduction in the use of forceps.

During the post-partum women who had the support of a doula six weeks after childbirth:
showed less anxiety and postpartum depression.
showed more confidence with your baby.
greater satisfaction (71% of cases compared with 30% of the cases studied did not have the presence of a doula).
greater probability of successful feeding (52% vs. 29%).

Training:
Dr. Michel Odent, French obstetrician world renowned for his work respected attend home births (approximately 10,000 to his professional life) and to introduce for the first time swimming in a hospital (in the doula Liliana Lammers)
Rosa Jove.

A menudo no es fácil reconocer la sensación corporal, felt-sense que nos producen las emociones. El Focusing es un proceso de autoconciencia que nos permite identificar nuestras sensaciones y emociones para poder atravesarlas y crecer aprendiendo a vivir de otra manera.

Dicho esto que parece tan fácil, comentar que no siempre es así. Cuando mediante nuestras experiencias vitales hemos aprendido a NO ESCUCHAR el cuerpo y los mensajes que da, no ‘oímos’ lo que nos tiene que decir el cuerpo.

Si buscamos en cualquier idioma, encontramos frases hechas que hacen referencia a sensaciones corporales:

Tener mal sabor de boca

Hacer de tripas corazón

Lo que no se va en lágrimas, se va en suspiros

Tener una corazonada

Todas estas frases y más que seguro que os vienen a la mente aquí y ahora, hacen referencia a nuestro cuerpo y sus sensaciones. En nuestro día a día las utilizamos, a veces desconectadas de su origen, de su significado inicial, pero si paramos un momento podemos encontrar su significado.

Como siempre mis mayores maestros suelen tener menos de quince años. En este caso una niña de nueve años me conectó con su arte.

Cómo ayuda poder visualizar las sensaciones corporales, invisibles al ojo ajeno…

Es como una nube blanda gris que es esponjosa’

‘Es como una sonrisa grande, roja por fuera y verde por dentro’

‘Es como un triángulo marrón que se estira por la punta de arriba’

‘Como un tubo que sube desde el ombligo, sube, sube, hasta la boca’

Su obra de arte emocional, personal e intransferible.  

La imagen que comparto es el resultado de una sesión de Focusing, conectando con las emociones y sensaciones relacionadas con diferentes aspectos de la vida de mi maestra.  Plasmando en su piel lo que siente dentro, A.G. pudo sentir mejor esas sensaciones tan difíciles de expresar y más de comunicar.

Me pregunto, … las relaciones humanas serían más fáciles si pudiéramos levantar nuestra camiseta y mostrar nuestro propio cuadro emocional?

Quizás podríamos entender mejor lo que sentimos y nuestras sensaciones si viéramos formas colores y ubicaciones en nuestro cuerpo…

Gracias A.G. por tu trabajo y generosidad al permitir que lo muestre a quien quiera leerme.

La síndrome Wendy sempre va associada a una síndrome de Peter Pan. L’un viu per satisfer l’altre, buscant-li solucions, buscant la seva satisfacció. Si et preguntes ‘Què és el que desitges?’ i no has sabut què contestar? Potser, és moment de reflexionar sobre com ens relacionem amb els altres…

Passejant per Barcelona ens vam trobar amb aquest missatge…

Durant uns dies m’ho he deixat sentir fins a entendre que és allò que tant em cridava de la frase: A Psicologia es parla de la síndrome Wendy en relació a la potser més coneguda síndrome Peter Pan.

 La síndrome Wendy és quan no perdem el contacte amb el nostre centre i només ens dediquem a complaure l’altre.

Quan es pateix la síndrome Wendy, no estem en contacte amb el nostre centre i ens dediquen a complaure i satisfer les necessitats de la parella, fill o company. Com que no portem el rumb de la nostra pròpia vida, potser per falta de conèixer-la,  volem controlar la vida de l’altre. Des del naixement, inclòs abans, ens relacionem constantment amb els altres, la qual cosa, ens porta a actuar d’una manera o altre. I quan a la infància ens hem sentits aïllats, exclosos, és fàcil voler compensar-ho a la vida adulta, assumint el rol dels pares que no hem tingut, volent satisfer els desitjos dels altres, apropiant-nos d’ells, volent constantment el seu reconeixement i acceptació.

Igual que en la Wendy en el compte, la síndrome comporta voler buscar solucions pels altres, tenir la sensació de ser imprescindible, que sense un mateix les coses no es poden fer. A la nostra cultura sol ser una dona però no és excloent als homes. Buscant constantment el reconeixement al nostre esforç, i voler agradar a l’altre per sentir-nos imprescindibles, deixem d’estar en contacte amb els nostres propis desitjos i necessitats. Alguna vegada t’han preguntat ‘Què és el que desitges?’ i no has sabut què contestar? Potser, és moment de reflexionar sobre com ens relacionem amb els altres…

La Wendy, sigui dona o home, busca de forma constant el reconeixement del seu esforç, vol ser imprescindible i no té en compte les seves necessitats i anhels.

 

 

A prop d’una Wendy trobarem un Peter Pan… Aquell home que no vol fer-se adult, que ja li va bé que li solucionin tot, que no vol prendre responsabilitat, ni les regnes de la seva vida.

Dan Kiley parla de trets d’irresponsabilitat, rebel.lia, narcisisme, arrogància, manipulació i la creença de què s’està per sobre de les lleis de la societat i les normes. Vivint una realitat personal on ell (o ella) té la veritat absoluta, els altres estan equivocats o són tan dèbils que es deixen arrossegar per les masses. Les seves relacions són moltes però no permet a l’altre mostrar-se tal qual és, provocant que finalment s’allunyin com a protecció (La persona que es queda a prop d’un Peter Pan és una Wendy que necessita anar de la mà d’aquesta síndrome per alimentar la seva pròpia carència)

Tornant a la frase descoberta,  jo sóc jo quan tu ets tu

En tota relació humana sigui amb un igual o un fill, el què dóna autenticitat a la relació, és el fet de què estem en el nostre centre, amb la nostra persona amb tot allò que portem i forma part del nostre ser, …. infància, parelles, amistats… Som allò que som, també en relació a allò que ens envolta i en com ens ‘teixim’ formant la manta de les relacions.

La nostra identitat l’anem formant a partir d’allò que tenim dintre i com a part d’una xarxa més àmplia. Aquesta xarxa és tan diversa i peculiar com la gent que forma part d’ella i nostre és la responsabilitat de relacionar-nos de la manera més sana i constructiva. A més a més de les persones, el seus centres, influeixen l’espai i factors que ens relacionen. Aquesta complicada teranyina és com la millor obra arquitectònica que es modela constantment per adaptar-se i sobreviure tot allò que li desestabilitza (Com fa una construcció adaptada i tenint en compte els moviments sísmics)

Cada año por estas fechas oigo repetitivamente ‘Los Reyes te están viendo y
si te portas mal no te van a traer nada, sólo carbón’. Entre los lectores,
hay algún padre, que después de pronunciar estas palabras, haya cumplido su
amenaza, hablado con los Reyes Magos y dejado a su hijo sin regalos?

Y después nos extraña el estrés que se produce por estas fechas….. De
adultos nos resuenan estos mensajes repetitivos, nuestro cuerpo reacciona
tensándose y estando en alerta. Si sumamos la obligación social de
disfrutar de estas fechas…..es un milagro que hoy escriba desde la
ilusión.

Desconozco que van a traer los Reyes este año, ni si van a traer algo, pero
lo que afirmo rotundamente es que no va a depender de lo que haga durante
las próximas semanas.

Pasear por las calles iluminadas, oliendo churros con chocolate y oyendo
villancicos, me siento tranquila y en paz sabiendo que me puedo ‘portar
mal’ sin que eso influya en la magia. Si permitiéramos a nuestros pequeños
sabios hacer lo mismo, …., no ayudaría a conseguir esa paz y armonía que
tanto prodigamos?

Deseo que podamos conectar con la magia escuchando los deseos de los
pequeños sin perdernos en la inmensidad del consumismo.

La intel·ligència emocional és la capacitat per reconèixer sentiments propis i aliens, i l’habilitat per manejar-ho. Com afrontar i respectar les emocions i els sentiments? Aquesta és una pregunta que, considero, no se li dóna l’espai ni la importància que es mereix.

 
Per poder educar nens, reconeixent i respectant les seves emocions, s’ha de tenir una gran capacitat d’empatia, acceptar que les pròpies accions afecten el nen o adult que ens acompanya. En aquesta societat occidental ens han educat per ser els millors, superar totes les dificultats i triomfar. El preu pot ser perdre la nostra capacitat d’empatia i no potenciar la nostra pròpia intel·ligència.
 
No és possible l’empatia, si no potenciem la nostra capacitat d’estar presents, el reconeixement i expressió de les pròpies emocions. He sentit, avui, que un estudi nacional demostra que el 45% dels adults en aquest país no estan exercint, ni tan sols han estudiat, la professió que desitjaven. Desconec la fiabilitat d’aquest estudi però sí que em ressona l’enorme disconformitat que hi ha pel que fa a la vida que portem ……… No ho és tot, ser el millor? No és tan important triomfar i assumir les frustracions paternes?
 
Daniel Goleman parla de l’auto-consciència i l’autoregulació com habilitats intrapersonals, i l’empatia i l’habilitat social com habilitats interpersonals.
 
Howard Gardner desgrana el concepte de intel·ligència emocional i anomena les intel·ligències múltiples, les 8 intel·ligències, totes igual d’importants i imprescindibles. Cadascun les tenim totes en major o menor grau i si durant el nostre període d’educació es pogués presentar la matèria en el format que millor assimili cada individu, tindríem adults més satisfets amb la seva pròpia carrera i conseqüentment més empàtics i amb un major nivell d’auto consciència.
 
No considero que sigui una utopia i treballo cap a aquest objectiu. El creixement personal, capacitat d’expressar les emocions i la recepció empàtica ens portaria a conèixer les nostres pròpies necessitats i poder ser vulnerables. Qualsevol activitat que potenciï l’expressió de les emocions i l’escolta activa, potència les nostres intel·ligències i ens ajuda a una comunicació real, potent i productiva. Les nostres necessitats, ja reconegudes seran satisfetes. Podrem observar i no avaluar, expressar les nostres necessitats i potenciar les nostres virtuts.
La psicologia de Carl Rogers es basa en tres principis bàsics, simples però al mateix temps, complicats d’assumir: Congruència, empatia i acceptació incondicional de l’altre.
 
Per la meva feina els conceptes que m’han regalat: D. Goleman, H. Gardner i C. Rogers són una base ferma, segura i òbvia per aconseguir un bon coneixement d’un mateix, millorar la comunicació amb els altres i potenciar les capacitats, perdó, intel·ligències per a una major satisfacció i congruència.
 
Com a mare d’una nena, en plena edat de creixement i aprenentatge, em satisfà sentir com, al pati, canten una vegada i una altra vegada una cançó que potencia aquests conceptes i valors. Repeticions en el que el cervell està intentant dominar, és un gran potenciador per enfortir els circuits cerebrals.
 
Som la barreja de molts ingredients,
com la recepta d’un mestre cuiner,
tots amb el nostre toc original,
granets de sucre i granets de sal.
No vulguis mai semblar el que no ets,
creien que així agradaràs molt més,
només et cal saber que ets especial,
ets únic i com tu no n’hi ha cap,
mira dintre teu, a veure que hi veu
 
Tots som súpers, tots som grans,
siguem petits o gegants,
tots som tan originals,
no trobareu pas dos d’iguals

Para poder ser empáticos y conocer a los demás debemos alejarnos de los prejuicios de la primera mirada que nos puede inducir al engaño, a la observación de lo aparente y no de lo verdadero, que como en los bonsáis se encuentra en las raíces. 

Que es la empatía? Ponernos en los zapatos del otro, en su marco de referencia. Para ello es necesario sacarnos nuestros propios zapatos. Algo tan obvio y que no solemos hacer. Vamos acumulando pares, acabando con los pies destrozados y sin poder sentir ninguno, con la atención que se merece. Me agrada la rapidez con que los niños captan esta necesidad de ‘salir del marco de referencia para ser empático’, dando ejemplos perfectos de los momentos empáticos que viven en su día a día.

Preparando los bonsáis para el invierno, con el silencio que esto comporta, oigo alto y claro: empatía y prejuicios. Un bonsái, tiene hojas y raíces como sus recursos esenciales para alimentarse, crecer y expandirse.

En esta época los reyes de la mesa son los de hoja caduca, con tonos luminosos, como el arce o el olmo. A su lado están los de hoja perenne, verdes y frondosos como el ciprés. Y el que puede pasar inadvertido es el álamo como tallos finos, flexibles y largos, desnudos de sus hojas estivales de plata.

Como los bonsáis las personas que despliegan frondosas hojas a veces tienen raíces pobres, pero debemos atravesar la sombra que los envuelve para poder descubrirlo.

La curiosidad es que los que dan una gran sombra, un paraguas verde perenne, no necesariamente son los ejemplares con las raíces más profundas. Al contrario, tienen una alfombra de raíces horizontales ocupando su rizosfera pero sin ahondar. En cambio los ejemplares de hoja caduca tienen unas raíces profundas que superan la maceta y se aventuran por la mesa.

Al llevar esta reflexión al ser humano, las personas, aparecen conjuntamente las nociones de empatía y prejuicios. Una persona que deslumbra, pletórica, con unas enormes hojas verdes, puede causar malestar, la sensación de ensombrecer al que esté a su lado, de avasallar. Su paraguas puede tapar el sol al que no tiene esas hojas. Ahora, qué hace que tenga esas hojas? Quizás, si obviamos los prejuicios podemos atravesar ese manto y llegar al tronco y descubrir que la abundancia de hojas suple unas raíces pobres, la falta de raíz principal que arraiga con firmeza y seguridad.

Si priorizamos los prejuicios, huimos de la sombra, perdemos conocer a esa persona como el conjunto de sus partes, su fortaleza, su debilidad, sus miedos y sus recursos.

Al contrario ocurre lo mismo: Obviar un tronco desnudo implica prejuzgar a alguien como discreta, quizás austera, que no resalta a primera vista. Sin embargo tendrá unas raíces fuertes y consistentes que aporten firmeza, seguridad, estabilidad y coherencia. No son necesarias unas enormes hojas cuando las raíces son amplias y profundas.

Por ello mi reflexión, con el deseo de ser empáticos, sin prejuicios y estando abiertos a los regalos de la vida, que nos llegan en el momento más inesperado, con la única exigencia de que estemos dispuestos, abiertos, es decir VIVOS.

Dedicado a aquellos que me ven y se muestran.

Educar y escuchar es reconocer y aceptar nuestras propias emociones para poder ser el modelo efectivo ante las conductas de nuestros hijos. Conocer nuestras emociones, conocer sus límites y sus hábitos de conducta para identificarlos y saber ponerles límite.

El pasado 26 de Febrero tuvo lugar el último encuentro de Epama (Escuela de Padres y Madres) de l’Escola Nova en Cervelló. Fue un placer aceptar la invitación para hablar de las emociones y su gestión.

Fueron un par de horas muy agradables donde pudimos reflexionar y compartir inquietudes y experiencias en este campo.

Repasamos varios conceptos:

Educar y Escuchar. Para poder escuchar las emociones de nuestros hijos es necesario, antes que nada: Reconocer,escuchar y aceptar las nuestras propias.

Escuchando las emociones de otro, vemos si las nuestras propias, están interfiriendo en nuestra percepción. Somos el espejo de nuestros hijos y su modelo, no podemos pretender que los niños gestionen de manera constructiva sus emociones cuando nosotros no lo hacemos.

Intentamos salir de la definición de nuestro estado como ‘bien’ y ‘mal’. En una corta dinámica, escuchamos el cuerpo para dejar resonar muchas otras emociones y ver cual se ajusta más a lo que sentimos. Una vez encontrada esa emoción, escuchamos como responde el cuerpo y esperamos a ver si hay algún cambio y emerge otra más profusa, hasta sentirnos satisfechos con la emoción que describe la sensación que predomina en nosotros aquí y ahora.

Vemos la función y las necesidades de las emociones y en como ayudan en nuestro día a día como guía, prevención y alerta para ver donde poner límites.

Debemos salir de una definición de nuestro estado polarizada: ‘Bien o Mal’, y descubrir que sensaciones, que emociones sentimos para ver la reacción de nuestro cuerpo para poder poner límites

Volvemos a hablar de la importancia que tiene el cuerpo cuando se habla de emociones y comportamiento. Las emociones suelen ir ligadas a unas conductas, pero no son esos comportamientos. Ponemos el ejemplo de la rabia que suele relacionarse con golpes, gritos, pero, que se puede sentir sin necesidad de gritar ni golpear. En ocasiones es necesario desaprender para poder gestionar las emociones de una manera más sana.

Si no escuchamos a nuestro cuerpo, tiene que chillar, se ha de modificar para que tomemos consciencia de él.

El autoconocimiento y el reconocernos a nosotros mismos, nos permite poder identificar los problemas y las virtudes, darles un espacio para que se expresen y así poder reconocer y gozar con mayor intensidad los placeres que la vida nos depara.

Como individuos, somos un ‘self‘ formado por multitud de partes. Cuando las partes que no nos gustan son más que aquellas que nos agradan, el charco pasa a ser un gran obstáculo. Ese elemento que para un niño simplemente es placer para un adulto (entendiendo a éste como persona que tiene más edad) es un problema algo contra lo que protegerse e intentar controlar, dominar.

Tenemos la oportunidad de conocer y reconocernos, utilizando todos los adjetivos interiorizados como mecanismos de crecimiento y no de obstrucción. No es tarea fácil y a veces es doloroso. No obstante, también hay momentos de placer, alegría y amor donde nuestro autoestima crece y ocupa más partes, aportando armonía, flexibilidad y fuerza renovada.

Podemos encegarnos y evitar así visiones dolorosas, pero también podemos abrir bien los ojos, ser conscientes y entender esas defensas que construimos, en su momento, por supervivencia y protección, agradecer su función y reconocer su utilidad anterior.

No olvidemos que las murallas y defensas que construimos con el paso de experiencias, han protegido esa parte tan valiosa de todos nosotros, de los daños externos y las amenazas sentidas. Esa parte tan valiosa, es nuestra capacidad de reír y lanzarnos al charco, dispuestos a SENTIR. Si percibimos, de niños o de adultos, que esa sensación está en peligro, la resguardaremos lo mejor que podemos, quizás tan bien que ni reconozcamos actualmente la defensa.

Cada célula de nuestro cuerpo contiene conciencia y memoria. Todas las células están interconectadas al igual que la conciencia que contienen, formando nuestro todo o suma de partes. Cuando tomamos conciencia, permitimos que las sensaciones cambien, se modifiquen y así podemos seguir aprendiendo de ellas y de las emociones que les acompañan. Como si nuestras raíces, en vez de ahogarnos, pudieran extenderse en tierra fértil y alimentar nuestra potencia y nuestras relaciones con los demás.

Cuando una sensación corporal es escuchada, le damos espacio, le damos permiso para reducir su intensidad (una presión en el pecho, nudo en la garganta, espalda cargada,….) y así posibilitamos el encontrar nuestro centro y nuestra verdad en el aquí y ahora.

Como con los hijos: Si les damos espacio y escucha, frecuentemente pueden relajarse y mostrar sus partes más agradables y amorosas, con las que nos es más fácil conectar y vincularnos. ‘Un niño que chilla es un niño al que no se le escucha’

Nuestro cuerpo funciona igual, si no le escuchamos ha de chillar, se ha de tensionar, se ha de modificar para que tomemos conciencia.

La base para trabajar con el cuerpo es el PERMITIR, permitir que se manifieste para que lo podamos ESCUCHAR. María del Mar Albajar, maestra de Focusing, me enseñó el inmenso poder de cuatro palabras: ‘Es clar que sí’. ‘Claro que sientes esa presión, con el dolor que albergas’, ‘Claro que sí, te sientes muy herida’, ‘Claro que sí, te pesa mucho la responsabilidad’….

Como adultos, siento la importancia y lo saludable que es navegar entre nuestras sensaciones externas e internas. Es decir, seguir en contacto con las sensaciones externas, de nuestras relaciones con el mundo exterior y a la vez escuchar las sensaciones internas, acogiéndolas y permitiendo su expresión. Cuando no existe esta correlación corremos el riesgo de suponer que el mundo nos debe, que no somos responsables, o al contrario, de encerrarnos en nosotros obviando las sensaciones externas, escudándonos detrás de las defensas ya en desuso, imposibilitando el crecimiento, superación y mitigación de las cargas que soportamos todos (experiencias, introyectos, dogmas, herencias….)

La conexión, entre todas nuestras partes corporales, forma una estructura como una tela de araña, donde pueden haber hilos más fuertes, más débiles, dañados, rotos, incluso inexistentes. Para seguir atrapando todos los placeres de la vida cada uno de esos hilos tienen su responsabilidad e importancia.

Las herramientas que nos ayudan a tomar conciencia nos tutelan y acompañan en la reconstrucción, reparación, remiendas de nuestra propia tela de araña para volver a atrapar esos placeres tan sutiles y a la vez tan gratificantes, como chapotear en un charco. Nuestra es la responsabilidad y nuestro será el placer.

Cuidemos a nuestros niños interiores para enseñar a y aprender de nuestros hijos.

‘Opto por darle, a mi niña, más espacio dentro de mi cuerpo, con la envoltura de adulta responsable y consciente!‘ Caroline Copestake