YOGA, EMBARAZO, POST PARTO, SUELO PÉLVICO Y CONTRACCIONES DE RAIZ O COMO MODERNAMENTE SE LLAMA AHORA HIPOPRESIVOS

0 comments

“La educación perineal es el proceso mediante el cual la mujer aprende a conocer y manejar el suelo de su pelvis.
Durante el embarazo ayuda a evitar la sobrecarga que el bebé ejerce sobre el periné así como a prepararlo para el momento del parto.
En el post parto interviene recuperando su fuerza de sostén, previniendo posibles prolapsos o la incontinencia urinaria. Además como en cualquier otro momento de la vida contribuye a enriquecer y mejorara la actividad sexual.”

Para que cualquier parte del cuerpo esté activa, vital, sana, es necesario que la hayamos reconocido, que la sintamos como parte de nosotros. De lo contrario, no la incluiremos en los miles de movimientos cotidiamos que realizamos de forma automática y sin darnos cuenta irá perdiendo vitalidad, degenerándose. Y cuando una musculatura no participa como debería hacerlo, otras zonas asumen su trabajo y se van igualmente deteriorando por un exceso de trabajo.

Un ejemplo sería las mujeres que en el parto empujan con la garganta, esto solo se debe a que su suelo pélvico – la musculatura de la zona anal y vaginal – no está presente y necesitan la fuerza de otras zonas del cuerpo. Es frecuente que por razones culturales la hayamos “olvidado”. Todos hemos oído “no te toques”, “no te mires”,… y ante mucha insistencia uno acaba por creerse que la zona es “prohibida” y la va borrando de su mapa mental. ¿A que nos lleva esto? Pérdida de sensibilidad y control del movimiento de esta musculatura.

Por ello, muchas de nosotras nos podemos sorprender al escuchar a la profesora de yoga decir “Con cada espiración vamos a contraer la vagina manteniendo la zona anal relajada” (se trata de asvini mudra vaginal). ¿¿¿Es posible mover la vagina sin mover el ano??? Sí, solo necesitamos recuperar esa sensibilidad perdida hace años.

Los músculos que forman el suelo pélvico van desde el hueso púbico en la parte delantera hasta el coxis y lateralmente al lado de los isquiones; se trata de los músculos de sentarse.

Propongo uno ejercicio:

Empezar por notar el movimiento del suelo pélvico mientras respiráis, si no se mueve, solo seguid respirando mientras dirigís el aire hacia el periné con la inspiración y sentís como el aire sube desde el periné a las fosas nasales con la espiración. Es cuestión de minutos que la musculatura empiece a relajarse y a moverse. Poner las manos sobre el bajo vientre os ayudará a relajar la zona.

Llegados a este punto, empezarás a acentuar el movimiento natural del cuerpo: al inspirar llevas hacia abajo y hacia afuera la musculatura del periné, abriéndolo-relajándolo; al espirar lo cierras-contraes y lo llevas ligeramente hacia arriba, como empujando el aire para que salga del cuerpo.

No importa si sientes mucha o poca fuerza, solo céntrate en ir percibiendo con el máximo nivel de detalle todos los movimientos que se producen en la parte externa e interna de tu zona pélvica.

Practica todos los dias que puedas entre 3 y 5 minutos, es adecuado tanto si estás embarazada como si no.

Beneficios:

  • Contribuye a detener las incómodas perdidas de orina.
  • Mejora procesos relacionados con la sexualidad como por ejemplo el orgasmo.
  • Un buen entrenamiento facilita el proceso de dilatación pre parto y en el parto un mejor estiramiento y relajación haciendo la experiencia mas agradable.
  • Previene una mala alineación de la cadera y las articulaciones sacroiliacas.
  • Fomenta la recuperación rápida post parto.
  • Aumenta las sensaciones sexuales.

Lo que queremos es recuperar la representación mental del suelo pélvico para que participe de todos nuestros movimientos y así ganar en salud.

SAT NAM!

Comparte con: